top of page

¿Hasta cuándo sobrevivirá nuestra civilización? 3/3

¡Hola!

Llegamos al último capítulo de esta edición filosófica que me he planteado en un momento particular de la vida.

Aquí puedes encontrar los capítulos anteriores: capítulo 1 y capítulo 2.


¿Hasta cuándo sobrevivirá nuestra civilización?

Capítulo 3 de 3


Antonio Salgado


Como vimos en el capítulo anterior… lo más importante para los altruistas eficaces era que el hecho de determinar la "hingeyness" podría al menos ayudar a informar sobre cómo podemos maximizar el bienestar como especie y asegurar que florezcamos en el futuro.


Así que, si estos son algunos de los argumentos a favor de la hipótesis de la bisagra de la historia, y las razones por las que es importante, ¿cuáles son los argumentos en contra?

El más sencillo se reduce a unas probabilidades bastante sencillas. Desde el punto de vista de la probabilidad, es poco probable.

Si pasáramos de este siglo y alcanzáramos el promedio de vida de una especie de mamíferos, estaríamos hablando de que la humanidad duraría al menos un millón de años, en los que podríamos extendernos a las estrellas y colonizar otros planetas. Como MacAskill escribió en BBC Future el año pasado, hay potencialmente un gran número de personas por delante de nosotros, aún por nacer. Incluso si consideramos sólo los próximos 50.000 años, la escala de las futuras generaciones podría ser enorme. Si la tasa de natalidad durante ese periodo se mantuviera igual que en el siglo XXI, los no nacidos serían potencialmente más de 62 veces el número de humanos que han vivido, unos 6,75 billones de personas.

Teniendo en cuenta el número astronómico de personas que aún existen, sería sorprendente que nuestra pequeña fracción de esa población sea la más influyente. Es probable que estas personas del futuro (ojalá) también sean más ilustradas moral y científicamente que nosotros, y por tanto podrían hacer aún más para influir en el futuro de formas que aún no podemos concebir.

No sólo es improbable, sino que también es posiblemente "sospechoso". Los que concluyen que debemos vivir en la bisagra de la historia podrían estar desplegando un razonamiento defectuoso oculto; un apilamiento inconsciente de la baraja. ¿Y si los sesgos cognitivos están en juego, por ejemplo? En primer lugar, está el sesgo de saliencia, que hace que los acontecimientos visibles y actuales parezcan más importantes de lo que realmente son. Por ejemplo, en la década de 1980, se podía pensar que la nanotecnología era el mayor riesgo para la humanidad, pero la temida teoría de la "plaga gris" resultó ser exagerada.

En segundo lugar, existe la posibilidad de que se produzca un sesgo de confirmación: si uno cree que los riesgos existenciales merecen más atención (como hacen todos los investigadores de este artículo), es posible que inconscientemente reúna argumentos que apoyen esa conclusión.

"Si una cadena de razonamientos nos lleva a la conclusión de que estamos viviendo en el momento más influyente de la historia, deberíamos pensar que es más probable que nuestro razonamiento se haya equivocado que que la conclusión sea realmente cierta".

Por estas razones, entre otras, MacAskill concluye que probablemente no estemos viviendo la época más influyente. Puede haber argumentos convincentes para pensar que vivimos en un momento inusualmente bisagra en comparación con otros períodos, sugiere, pero debido al futuro potencialmente largo, largo de la civilización que podría estar por delante, lo más probable es que la bisagra real de la historia esté aún por llegar.


La ventaja de no tener bisagra

Aunque pueda parecer desalentador llegar a la conclusión de que probablemente no somos las personas más importantes en el momento más importante, podría ser algo bueno. Si se cree en la visión de la "época de los peligros", el próximo siglo será especialmente peligroso para vivir, y podría requerir importantes sacrificios para garantizar la persistencia de nuestra especie. Y como señala Kemp, la historia sugiere que cuando se teme que una utopía futura está en juego, a veces se justifican cosas desagradables en nombre de su protección.

"Los Estados tienen una larga historia de imposición de medidas draconianas para responder a las amenazas percibidas, y cuanto mayor es la amenaza, más severos son los poderes de emergencia", afirma. Por ejemplo, algunos investigadores que desean prevenir el surgimiento de una IA malévola o de tecnologías catastróficas han argumentado que podríamos necesitar una vigilancia global omnipresente de cada persona viva, en todo momento.

Pero si la vida en la bisagra requiere sacrificios, eso no significa que la vida en otros momentos pueda ser un laissez-faire. No nos exime de toda responsabilidad ante el futuro. En este siglo todavía podemos causar un daño notable, y no tiene por qué ser tan catastrófico como un acontecimiento que acabe con la especie. En el último siglo, hemos encontrado innumerables formas nuevas de dejar herencias malignas a nuestros descendientes, desde el carbono en la atmósfera hasta el plástico en el océano y los residuos nucleares bajo el suelo.

Así que, aunque no sabemos si nuestra época será la más influyente o no, podemos decir con mayor certeza que tenemos un poder cada vez mayor para moldear la vida y el bienestar de miles de millones de personas que vivirán mañana, para bien y para mal. Corresponderá a los historiadores del futuro juzgar hasta qué punto hemos utilizado esa influencia con sabiduría.

Si nuestra especie quiere disfrutar de un futuro a largo plazo, puede que tenga que aprovechar las cualidades tan humanas de la emoción.

Piensa en algunos de los problemas más espinosos a los que se enfrenta el mundo hoy en día y en las soluciones que se sugieren para ellos. ¿El cambio climático? Responda con el secuestro de carbono y la transición a la energía limpia. ¿La migración? Responda con visados simplificados y nuevos sistemas de control de fronteras.

Los seres humanos tienden a buscar soluciones a este tipo de problemas -tanto macro como micro, simples y complejos- a través de una perspectiva externa y a corto plazo que no obliga a la participación individual.

En Occidente, el enfoque dominante para abordar los retos a los que nos enfrentamos ha sido amputar la emoción de nuestra toma de decisiones siempre que sea posible. En su lugar, optamos por soluciones frías y técnicas.

Esta perspectiva hiperracional es al menos tan antigua como Aristóteles, que describió las pasiones como obstáculos caprichosos y peligrosos en el camino para llegar a ser plenamente humanos. Se convirtió en parte integrante del ethos occidental durante la Ilustración del siglo XVIII y aún persiste en la actualidad.

Nuestras emociones pueden ayudarnos a conectar con otras personas de forma más eficaz y así tomar mejores decisiones que nos afectan a todos.

Y esta postura tiene un sentido utilitario. Las emociones pueden ser avivadas por fuerzas ajenas a nuestro control. Los linchamientos y las burbujas de los mercados pueden producirse cuando nuestras emociones se desbordan y los sentimientos se propagan como contagios a través de las multitudes. Los propagandistas pueden explotar nuestras emociones para suscitar la lealtad de sus partidarios y la beligerancia hacia los extraños. En respuesta, los movimientos racionales, como el Altruismo Eficaz, sostienen que la mejor manera de crear un cambio positivo a largo plazo es mediante un cálculo desapasionado del mayor bien que uno puede generar con sus acciones.

Pero intentar suprimir nuestras respuestas emocionales a nuestras circunstancias actuales no puede eliminar por completo el papel que desempeñan. Nuestros sentimientos no sólo son una parte integral de nuestro bienestar moral, social y personal, sino que también son herramientas vitales para resolver los complejos retos a los que nos enfrentamos a nivel individual, organizativo e incluso como especie. Como dice Emiliana Simon-Thomas, de la Universidad de Berkeley, "[Las emociones] nos proporcionan la información por excelencia sobre lo que es importante y lo que hay que hacer a continuación y cómo hacerlo y con quién hacerlo".

Para crear un futuro mejor en el que todo el mundo pueda prosperar, los líderes y las organizaciones deben encontrar la manera de involucrar y fomentar las emociones de forma más plena

La humanidad se encuentra en un periodo de gran agitación. Para las personas y las organizaciones que intentan prosperar en esta época tumultuosa, las antiguas mentalidades y enfoques ya no funcionan. Para crear un futuro mejor en el que todo el mundo pueda prosperar, los líderes y las organizaciones tienen que encontrar la manera de involucrarse y fomentar las emociones más plenamente.

En las últimas décadas, una serie de conocimientos científicos han reconfigurado la forma en que vemos las emociones, sobre todo en la manera en que afectan a nuestra forma de pensar en el futuro. Hemos aprendido que las emociones pueden aprovecharse para guiarnos hacia decisiones racionales y acciones cooperativas. Las emociones pueden orientarse hacia el pensamiento y el comportamiento a largo plazo y son esenciales para la evaluación de futuros posibles simulados, lo que se conoce como "prospección pragmática".

Si queremos cambiar realmente de rumbo, asumir compromisos individuales que nos permitan construir un futuro mejor, tenemos que encontrar la manera de utilizar la emoción en nuestro beneficio. Porque como decía Ana Frank, "...los sentimientos no pueden ser ignorados, por muy injustos o ingratos que parezcan". Son y serán siempre una parte de nosotros y tenemos que aprender a aprovecharlos para mejorarnos a nosotros mismos y a las generaciones venideras.

Un buen punto de partida para desarrollar este tipo de mentalidad es alimentar un conjunto de sentimientos conocidos como "emociones autotrascendentes". Estas emociones -que incluyen sentimientos de empatía, gratitud y asombro- evolucionaron para ayudar a gestionar las relaciones sociales con los demás y orientar a los seres humanos hacia un mundo que es más grande que ellos mismos. Se pueden encontrar en cualquier comportamiento de coalición -desde la caza de un mamut lanudo hasta la construcción de un puente colgante- que requiere que las personas sacrifiquen beneficios egoístas y miopes para trabajar juntas en pos de beneficios mutuos. También se manifiestan en acciones íntimas e individuales, como la llegada de los abuelos.

Las emociones autotrascendentes permiten a las personas gestionar situaciones complejas y cooperativas sin necesidad de sobrecargar sus procesos de pensamiento racional, que consumen muchos recursos. También ayudan a retrasar la necesidad de gratificación o recompensa instantánea.

Por ejemplo, la empatía -nuestra conexión con los pensamientos, las emociones y el bienestar de otras personas- nos motiva a actuar positivamente en favor de los demás.

Aprovechar la empatía -especialmente la empatía transgeneracional- puede ayudarnos a tomar decisiones que tengan un impacto positivo tanto en el presente como en las generaciones venideras. Por ejemplo, comer menos carne roja, lo que ayuda tanto a nuestra propia salud cardiovascular como a la salud del ecosistema durante las próximas décadas. La empatía por las generaciones futuras proporciona la sacudida emocional positiva necesaria para trascender nuestro impulso a corto plazo de tomar el camino más fácil: coger el coche en lugar del transporte público y, a un nivel más psicológico, tener la conversación difícil hoy en lugar de dejar que el descontento subyacente se encone durante días o incluso décadas.

Pero a pesar de todo su poder, la empatía también es frágil y a menudo desaparece justo cuando más la necesitamos. Por ejemplo, a las personas les resulta difícil empatizar con quienes difieren de ellas en el plano político, racial o ideológico. Asimismo, la empatía es más natural cuando tenemos acceso directo a las señales emocionales de las personas: sus rostros, voces e historias. En consecuencia, las personas tienden a empatizar preferentemente con otras que están cerca de ellas: espacial, social y temporalmente. Cuando esto ocurre, también repartimos la amabilidad de forma desigual, nepotista y potencialmente a corto plazo.

Pero este límite no está "incorporado" a la naturaleza de la empatía. Al igual que otras emociones, las personas pueden regular la empatía, dirigiéndola hacia objetivos con los que normalmente les resultaría difícil conectar.

Una forma de fomentar la empatía es cultivar una sensación de seguridad psicológica, especialmente a través de una estrecha conexión con otras personas. Por ejemplo, recordar a las personas las figuras de apego positivas, como los miembros de la familia que les apoyan, hace que sean más empáticas y útiles para los demás. Del mismo modo, reflexionar sobre las personas positivas de nuestra historia también puede ayudarnos a extender la empatía a quienes están más allá de nuestra esfera inmediata. Si conectamos con los sacrificios realizados por nuestros antepasados que nos han permitido prosperar hoy, podemos basarnos en esa gratitud para influir en la forma de convertirnos en grandes antepasados futuros para las generaciones venideras.

También tenemos razones para creer que las primicias emocionales, como el recuerdo de experiencias de asombro o la percepción de algo vasto, pueden promover la acción altruista.

El sobrecogimiento ayuda a reducir el "descuento temporal", la tendencia a infravalorar una recompensa futura en favor de un rendimiento inmediato, pero menor. El auge popular del movimiento ecologista, por ejemplo, se relaciona a menudo con el asombro colectivo inspirado por la icónica imagen "Earthrise" del astronauta Bill Anders.

La famosa imagen del amanecer de la Tierra captada por los astronautas del Apolo ha contribuido a inspirar asombro al darnos una perspectiva del lugar que ocupa la humanidad en el Universo.

Si más responsables políticos buscaran un sentimiento de asombro en imágenes como ésta o en la experiencia de la belleza bruta de la naturaleza, ¿podrían estar más abiertos a tomar las medidas drásticas que necesitamos para abordar problemas medioambientales como las emisiones de carbono, la contaminación y la pérdida de biodiversidad?

También nosotros, como individuos, podríamos replantearnos nuestra vida si pudiéramos aprovechar esta sensación de asombro. En parte, esto ya ha sucedido con la reacción contra el plástico. Los programas de historia natural como Planeta Azul 2 crean una sensación de asombro ante el mundo natural antes de mostrarnos cruelmente lo que le estamos haciendo. Llevaron a millones de personas a buscar formas de reducir su uso de plástico y obligaron a las empresas multinacionales a hacer lo mismo.

Incluso las emociones menos deseadas pueden activarse si son útiles para una tarea. Por ejemplo, las personas que están a punto de entrar en una discusión pueden guiarse por la ira, y las que están a punto de pedir un favor pueden igualmente elegir sentirse tristes. Las nuevas investigaciones sugieren que también podemos "orientar" este tipo de emociones -mediante la visualización de los resultados deseados- hacia determinados objetivos a largo plazo, como ayudar a las generaciones futuras a prosperar o planificar nuestro futuro lejano.

Si más responsables políticos buscaran una sensación de asombro, ¿podrían estar más abiertos a tomar las medidas drásticas que necesitamos para abordar los problemas medioambientales?

Como seres humanos, a menudo tendemos a quedarnos atascados en el pensamiento a corto plazo y a buscar soluciones externas a los retos a los que nos enfrentamos, pero no tenemos por qué conformarnos con esta limitación. Hay muchas formas de cultivar opciones y prioridades a largo plazo que pueden ser beneficiosas para nosotros hoy y para los que vendrán después.

En lugar de ignorar o reprimir nuestra naturaleza emocional, si podemos aprovechar esta parte tan humana de nosotros para apoyar un futuro en el que podamos sentirnos positivos y convertirnos en los buenos antepasados, y posiblemente incluso en los grandes antepasados, que el futuro necesita que seamos.

Longpath es una organización centrada en cultivar el pensamiento y la acción conscientes del futuro para garantizar el florecimiento humano en un planeta Tierra próspero durante los próximos siglos.

- Los peligros del cortoplacismo

- ¿Estamos en el camino del colapso de la civilización?

- Cómo construir para durar 10.000 años

Este enfoque puede describirse como "escatología física", un término acuñado por el astrónomo Martin Rees para utilizar la astrofísica para modelar hacia dónde va el Universo. Rees se inspiró en la teología, en la que la "escatología" es el estudio de las cosas últimas, como el fin del mundo. Y el documento clásico sobre el tema es el de Freeman Dyson de 1979 sobre la vida en los universos abiertos, que esbozaba las catástrofes existenciales probables o posibles que podrían amenazar la vida en un futuro lejano, desde la muerte del Sol hasta el desprendimiento de las estrellas de las galaxias.


Entonces, ¿cuáles son los mayores retos a los que se enfrentará la humanidad si sobrevivimos en un futuro lejano? No podemos decir cómo (o si) se superarán (haré algunas conjeturas), pero podemos estar seguros de que estas amenazas a nuestra existencia están llegando.


Problema 1: sobrevivir mejor que otros mamíferos

La vida típica de una especie de mamífero es de aproximadamente un millón de años. Desde la guerra nuclear hasta las pandemias de bioingeniería, la humanidad tiene claramente otros riesgos que debe reducir urgentemente: ahora mismo la tasa de extinción natural es mucho menor que el riesgo que suponemos para nosotros mismos.

Si solucionáramos nuestros actuales problemas de riesgo existencial y sostenibilidad, aún tendríamos que hacer frente a otros retos para seguir existiendo.

Para empezar, dentro de unas decenas de miles de años tendremos que hacer frente al final del actual periodo interglacial: vivimos durante una breve interrupción de una larga edad de hielo. Nuestros antepasados han sobrevivido a épocas glaciales, así que probablemente no sea un gran problema, salvo que eran cazadores-recolectores nómadas y no una civilización global.

También es posible que nos enfrentemos a variaciones climáticas drásticas entre distintas épocas geológicas. En el pasado, la Tierra no sólo ha sido más fría, sino también más cálida. Durante el Eoceno, las temperaturas eran 10C más cálidas, con palmeras y caimanes en el Ártico y regiones ecuatoriales demasiado calientes para que los humanos sin protección pudieran sobrevivir. Incluso más lejos en el pasado ha habido episodios de "Tierra bola de nieve" en los que casi toda la Tierra estaba cubierta de hielo.

El Homo Sapiens podría no perdurar como especie porque podríamos evolucionar en otra cosa

Luego está el riesgo de supervolcanismo, impactos de meteoritos, estallidos de rayos gamma o perturbaciones ecológicas emergentes, que sabemos que han provocado extinciones masivas naturales aproximadamente una vez cada 100 millones de años.

En última instancia, el Homo Sapiens podría no perdurar como especie porque podríamos evolucionar hacia otra cosa. Estamos en constante mutación y sujetos a la selección natural (incluso hoy en día, con una buena asistencia sanitaria, los accidentes de tráfico están seleccionando lentamente a las personas susceptibles de matarse en el tráfico siendo jóvenes), y la biotecnología moderna nos permite modificar nuestros genes deliberadamente. Por no hablar de las tecnologías que nos permiten fusionarnos con lo artificial. A lo largo de millones de años es poco probable que sigamos siendo los mismos, a menos que tomemos la decisión deliberada de preservar nuestra genética y podamos hacer que esa decisión se mantenga a lo largo de una escala de tiempo geológica.

Si "nosotros" estamos aquí dentro de mil millones de años, tendríamos civilizaciones arbitrariamente sostenibles, capaces de manejar desastres a escala planetaria, de planificar el tiempo geológico, y probablemente serían tan diferentes de nosotros como lo somos de los trilobites. La ironía es que para sobrevivir más tiempo que nuestros compañeros mamíferos, tenemos que convertirnos en algo muy diferente de lo que somos.


Problema 2: sobrevivir al final de la vida de la biosfera

Dentro de unos mil millones de años (más o menos unos cientos de millones de años) el aumento del brillo del Sol condenará a la biosfera de la Tierra.

El problema es que el calor del Sol provoca un aumento de la meteorización de las rocas, lo que a su vez da lugar a reacciones químicas que eliminan cantidades importantes de dióxido de carbono del aire como parte del ciclo del carbono, lo que acaba matando de hambre a la vida vegetal. Además, el planeta acaba recalentándose como un invernadero desbocado, con más y más vapor de agua (un potente gas de efecto invernadero) evaporándose de los océanos, lo que lo hace aún más caliente.

Uno de los enfoques consiste en intentar proteger la biosfera con ingeniería a gran escala durante el mayor tiempo posible. Podemos realizar geoingeniería añadiendo aerosoles reflectantes a la estratosfera, construir una sombra solar entre la Tierra y el Sol, o incluso desplazar el planeta hacia el exterior.

Otra solución es trasladar la vida al espacio, si no lo hemos hecho ya. Los hábitats espaciales autosuficientes parecen posibles, y hay material ahí fuera para muchos miles de millones de veces la superficie de la Tierra. Aunque estas estructuras parezcan difíciles de construir, debemos recordar que tenemos literalmente mil millones de años para volvernos más hábiles, más ricos y trabajar en ellas.

A estas alturas la humanidad tiene que ser un actor a la escala del Sistema Solar si quiere sobrevivir.


Problema 3: sobrevivir al final de la vida de la secuencia principal del Sol

Dentro de unos 5.000 millones de años, el brillo del Sol comenzará a aumentar más rápidamente porque el helio acumulado en el núcleo lo calentará, convirtiéndolo en una enorme gigante roja. La temperatura de la superficie disminuye, pero la producción total de luz es mucho mayor debido a la enorme superficie. Esto probablemente signifique el fin de la Tierra, ya que es probable que sea tragada por el Sol al expandirse. Si no es así, se convertirá en una roca sin aire. "Pronto" después (unos mil millones de años) el Sol expulsará gran parte de su atmósfera en forma de nebulosa y se convertirá en una pequeña enana blanca.

Para sobrevivir a esto, cualquier vida inteligente que viva en el Sistema Solar tendrá que trasladarse a otros sistemas solares.

La sociedad moderna sufre de "agotamiento temporal", como dijo la socióloga Elise Boulding. "Si uno está mentalmente sin aliento todo el tiempo por lidiar con el presente, no queda energía para imaginar el futuro", escribió.

Por eso la temporada de Deep Civilisation explora lo que realmente importa en el arco más amplio de la historia humana y lo que significa para nosotros y nuestros descendientes.

Por supuesto, uno puede adaptarse, pero no hay mucha luz ni energía de una enana blanca. Llegar a otros sistemas solares requerirá naves espaciales muy rápidas o llevará mucho tiempo.

Para las personas que ya viven en hábitats espaciales autosuficientes, ponerlos en marcha hacia nuevos destinos podría ser bastante natural. Necesitarían fuentes de energía que pudieran durar mucho tiempo (por no hablar de darles una velocidad decente) y suficiente material para mantener el hábitat durante el tránsito de varios milenios.

Sin embargo, la forma más probable de llegar a las estrellas podría ser una diminuta nave espacial nanorobot. En lugar de utilizar una gran cantidad de energía para empujar las gigantescas naves estelares a una velocidad modesta, sería mejor utilizarla para enviar pequeñas naves a gran velocidad utilizando una vela reflectante y un potente láser. Son pequeñas y redundantes: si una no lo consigue, envía mil. También podrían llevar los elementos genéticos para crear vida, incluso seres humanos. Una vez que llegan, aterrizan en un asteroide adecuado, despliegan colectores solares, extraen material y construyen más robots, colectores solares y fábricas. Con el tiempo, podrán construir hábitats y alimentar a las personas para que vivan en ellos.

Es muy posible que ningún ser humano biológico salga nunca físicamente del Sistema Solar. Llegados a este punto, podríamos cuestionar si es realmente nuestra humanidad o una nueva especie la que se está extendiendo. Pero si nuestros descendientes sobreviven a la gigante roja Sol, ahora vivirán entre las estrellas de la galaxia.


Problema 4: Sobrevivir al fin de las estrellas

La formación de estrellas en el Universo ya ha alcanzado su punto máximo y en las próximas decenas de miles de millones de años alcanzaremos el "pico estelar". Cuando las estrellas brillantes y de corta vida se consuman, nos quedará una población de estrellas enanas rojas, estables pero de larga vida. Pueden brillar durante trillones de años. Pero la formación de estrellas disminuirá, y en 10-100 trillones de años incluso las enanas rojas chisporrotearán y se apagarán. Para sobrevivir, la vida necesitará otras fuentes de energía además de la luz de las estrellas.

La formación de estrellas disminuirá, y en 10-100 trillones de años incluso las enanas rojas se apagarán.

En realidad, hay muchas posibilidades: la fusión utilizando el hidrógeno de las enanas marrones y los planetas de gas, el vertido de materia en los discos de acreción de los agujeros negros y la recogida de la energía liberada, o incluso el aprovechamiento directo de la rotación de los agujeros negros mediante la llamada dispersión de superradiantes (conocida como "bombas de agujeros negros"). En cualquier caso, esto requerirá una ingeniería a gran escala. ¿Y la energía nuclear normal? La energía de fisión se acabará cuando no haya nuevos radioisótopos producidos por la fusión de las estrellas de neutrones y las supernovas, que a estas alturas ya son cosa del pasado. La energía geotérmica también se acaba cuando los isótopos del interior de los planetas se descomponen y se enfrían.

La "vida" también podría adaptarse a las bajas temperaturas y a los entornos exóticos. La inteligencia artificial y los organismos basados en el silicio probablemente prosperarían en un entorno con temperaturas cercanas al cero absoluto. Es muy posible que, al apagarse las estrellas, la vida y la inteligencia basadas en el carbono se retiren a cómodos mundos virtuales mucho más grandes y complejos de lo que fue el Universo externo.

Si la humanidad sobrevive al fin de las estrellas, será la mayor fuente de energía del Universo.


Problema 5: Sobrevivir al fin de las galaxias

Los movimientos estelares aleatorios acaban provocando la disolución de las galaxias: de vez en cuando las estrellas pasan unas junto a otras y cambian de velocidad de forma aleatoria. A veces esto hace que una estrella adquiera una velocidad de escape de la galaxia y desaparezca en el gran vacío, dejando el resto de la galaxia ligeramente más condensada. Finalmente, en unos 100 millones de trillones de años, toda la galaxia se dispersa o cae en el agujero negro central. Los planetas que rodean a las estrellas también serán arrojados en los encuentros cercanos.

Para sobrevivir a esto, los seres inteligentes necesitan dirigir las estrellas para ponerlas en órbitas que sean estables a largo plazo.

Esto parece físicamente posible. Al menos en la época actual, se podría empujar a las estrellas colocando reflectores para que su radiación actúe como motores de cohetes muy débiles, consiguiendo que pasen unas junto a otras de forma controlada. Esto es similar a cómo los humanos utilizamos ayudas gravitacionales para redirigir y acelerar las sondas Voyager, pero ahora a gran escala. A medida que las estrellas cambien de órbita, podrían utilizarse para empujarse mutuamente en el mayor juego de billar jamás concebido.

En las próximas decenas de miles de millones de años alcanzaremos el "pico estelar"

Se necesitarían grandes estructuras alrededor de cada estrella y una enorme planificación previa, pero la cantidad total de materia necesaria es de un gran asteroide por sistema solar y la física es relativamente sencilla. El problema es más bien la coordinación de proyectos en escalas de tiempo literalmente de mil millones de años. Lo cual, a estas alturas, podría ser una planificación cotidiana para una humanidad que ya ha manejado los problemas del pasado.


Problema 6: Sobrevivir al fin de la materia

Nuestra materia está formada por átomos compuestos por protones, neutrones y electrones. Normalmente se dice que los protones y los electrones son perfectamente estables (los neutrones son estabilizados por los protones; por sí solos se desintegran con una vida media de unos pocos minutos).