top of page

¿Hasta cuándo sobrevivirá nuestra civilización? 1/3

Hola, fiel lector!

En esta nueva publicación dentro del Blog traigo un artículo elaborado en primera mano que realicé con diferentes materiales que he recopilado de Internet, con el fin de poder ir respondiendo a una pregunta que me ha surgido a lo largo de este tiempo...

Espero que sea de tu agrado la lectura y que llegues al final para compartirme qué opinas.


¿Hasta cuándo sobrevivirá nuestra civilización?

Capítulo 1 de 3


Antonio Salgado



Las grandes civilizaciones no se asesinan. En cambio, se quitan la vida. Así concluyó el historiador Arnold Toynbee en su obra magna de 12 volúmenes “Un estudio de la historia”. Se trata de una exploración del ascenso y la caída de 28 civilizaciones diferentes.

En algunos aspectos tenía razón: las civilizaciones suelen ser responsables de su propio declive. Sin embargo, su autodestrucción suele ser asistida.

El Imperio Romano, por ejemplo, fue víctima de muchos males, como la sobre-expansión, el cambio climático, la degradación del medio ambiente y el mal liderazgo. Pero también se puso de rodillas cuando Roma fue saqueada por los visigodos en el 410 y los vándalos en el 455.

El colapso suele ser rápido y la grandeza no proporciona inmunidad. El Imperio Romano cubría 4,4 millones de kilómetros cuadrados en el año 390. Cinco años más tarde, se había reducido a 2 millones de km2. En 476, el alcance del imperio era nulo.

Nuestro pasado profundo está marcado por un fracaso recurrente. Como parte de mi investigación, estoy intentando averiguar por qué se produce el colapso mediante una autopsia histórica. ¿Qué puede decirnos el ascenso y la caída de las civilizaciones históricas sobre la nuestra? ¿Cuáles son las fuerzas que precipitan o retrasan un colapso? ¿Y vemos patrones similares hoy en día?

La primera forma de observar las civilizaciones del pasado es comparar su longevidad. Esto puede ser difícil, porque no existe una definición estricta de civilización, ni una base de datos global de sus nacimientos y muertes.

Una civilización se puede interpretar como una sociedad con agricultura, múltiples ciudades, dominio militar en su región geográfica y una estructura política continua. Según esto, todos los imperios son civilizaciones, pero no todas las civilizaciones son imperios.

Existen estudios sobre el crecimiento y la decadencia de los imperios (entre los años 3000-600 a.C. y 600 a.C.-600 de nuestra era.

El colapso puede definirse como una pérdida rápida y duradera de población, identidad y complejidad socioeconómica. Los servicios públicos se desmoronan y el desorden sobreviene cuando el gobierno pierde el control de su monopolio de la violencia.

Prácticamente todas las civilizaciones del pasado se han enfrentado a este destino. Algunas se recuperaron o se transformaron, como la china y la egipcia. Otros colapsos fueron permanentes, como el caso de la Isla de Pascua. A veces las ciudades en el epicentro del colapso reviven, como fue el caso de Roma. En otros casos, como las ruinas mayas, se dejan abandonadas como mausoleo para futuros turistas.

¿Qué puede decirnos esto sobre el futuro de la civilización moderna global? ¿Son aplicables las lecciones de los imperios agrarios a nuestro periodo de capitalismo industrial posterior al siglo XVIII?

El colapso puede ser un fenómeno normal para las civilizaciones, sin tener en cuenta sus tamaños y etapas tecnológicas.

Las sociedades del pasado y del presente no son más que sistemas complejos compuestos por personas y tecnología.

La teoría de los "accidentes normales" sugiere que los sistemas tecnológicos complejos suelen fracasar. Puede que ahora estemos más avanzados en nuestras tecnologías. Pero esto no da pie a creer que seamos inmunes a las amenazas que deshicieron a nuestros antepasados.

Nuestras nuevas capacidades tecnológicas incluso aportan nuevos retos sin precedentes.

Y aunque nuestra escala sea ahora global, el colapso parece ocurrir tanto a los imperios en expansión como a los reinos en ciernes. No hay razón para creer que un mayor tamaño sea una armadura contra la disolución de la sociedad. En nuestro sistema económico globalizado y estrechamente vinculado es, en todo caso, más probable que la crisis se extienda.

Si el destino de las civilizaciones anteriores puede ser una hoja de ruta para nuestro futuro, ¿qué nos dice?

Un método consiste en examinar las tendencias que precedieron a los colapsos históricos y ver cómo se desarrollan en la actualidad.


Aunque no existe una teoría única y aceptada de por qué se producen, diversos historiadores, antropólogos y otros estudiosos han propuesto varias explicaciones, entre algunas de ellas, las siguientes:


  • CAMBIO CLIMÁTICO: Cuando la estabilidad climática cambia, los resultados pueden ser desastrosos, provocando la pérdida de cosechas, el hambre y la desertización. El colapso de los Anasazi, la civilización de Tiwanaku, los acadios, los mayas, el Imperio Romano y muchos otros han coincidido con cam bios climáticos bruscos, generalmente sequías.

  • DEGRADACIÓN AMBIENTAL: El colapso puede producirse cuando las sociedades sobrepasan la capacidad de carga de su entorno. Esta teoría del colapso ecológico, que ha sido objeto de libros muy vendidos, señala como causas precipitantes la deforestación excesiva, la contaminación del agua, la degradación del suelo y la pérdida de biodiversidad.

  • DESIGUALDAD Y OLIGARQUÍA: La riqueza y la desigualdad política pueden ser motores centrales de la desintegración social, al igual que la oligarquía y la centralización del poder entre los dirigentes. Esto no sólo provoca malestar social, sino que merma la capacidad de una sociedad para responder a los problemas ecológicos, sociales y económicos. El campo de la cliodinámica modela cómo factores como la igualdad y la demografía se correlacionan con la violencia política. El análisis estadístico de las sociedades anteriores sugiere que esto ocurre en ciclos. A medida que la población aumenta, la oferta de mano de obra supera a la demanda, los trabajadores se abaratan y la sociedad se vuelve más pesada. Esta desigualdad socava la solidaridad colectiva y se producen turbulencias políticas.

  • COMPLEJIDAD: El historiador Joseph Tainter ha propuesto que las sociedades acaban colapsando bajo el peso de su propia complejidad y burocracia acumuladas. Las sociedades son colectivos que resuelven problemas y crecen en complejidad para superar nuevos problemas. Sin embargo, la complejidad acaba por alcanzar un punto de rendimiento decreciente. Después de este punto, se producirá el colapso. Otra medida es el llamado rendimiento energético de la inversión (EROI). Se trata de la relación entre la cantidad de energía producida por un recurso en relación con la energía necesaria para obtenerlo. Al igual que la complejidad, el EROI parece tener un punto de rendimiento decreciente. El politólogo Thomas Homer-Dixon observó que la degradación del medio ambiente en el Imperio Romano provocó la caída del EROI de su fuente de energía básica: los cultivos de trigo y alfalfa. El imperio cayó junto con su EROI. Esto se aplicaría también para los mayas.

  • CHOQUES EXTERNOS: Son los "cuatro jinetes": la guerra, los desastres naturales, el hambre y las plagas. El imperio azteca, por ejemplo, acabó con los invasores españoles. La mayoría de los primeros estados agrarios fueron fugaces debido a epidemias mortales. La concentración de seres humanos y ganado en asentamientos amurallados con escasa higiene hizo que los brotes de enfermedades fueran inevitables y catastróficos. A veces se combinaban los desastres, como fue el caso de los españoles que introdujeron la salmonela en las Américas.

  • ALEATORIO: El análisis estadístico de los imperios sugiere que el colapso es aleatorio e independiente de la edad. La bióloga Indre Zliobaite y sus colegas han observado un patrón similar en el registro evolutivo de las especies. Una explicación común de esta aparente aleatoriedad es el "Efecto Reina Roja": si las especies luchan constantemente por sobrevivir en un entorno cambiante con numerosos competidores, la extinción es una posibilidad constante.


Realmente no existe una explicación concluyente de por qué se derrumban las civilizaciones. Lo que sí se sabe es que todos los factores mencionados pueden contribuir. El colapso es un fenómeno de punto de inflexión, cuando la acumulación de factores de estrés supera la capacidad de adaptación de la sociedad.

Podemos examinar estos indicadores de peligro para ver si nuestra probabilidad de colapso está disminuyendo o aumentando.

He aquí algunos de esos posibles indicadores, medidos a lo largo de las últimas décadas:

· La temperatura es una métrica clara del cambio climático,

· El PIB es una aproximación a la complejidad y

· La huella ecológica es un indicador de la degradación medioambiental.



Cada uno de ellos ha tenido una tendencia sostenida al alza

La desigualdad es más difícil de calcular. La medición típica del Índice de Gini sugiere que la desigualdad ha disminuido ligeramente a nivel mundial, aunque está aumentando dentro de los países.

Sin embargo, este Índice puede ser engañoso, ya que sólo mide los cambios relativos en los ingresos. En otras palabras, si dos individuos que ganan 1 y 100.000 dólares duplicaran sus ingresos, el Gini no mostraría ningún cambio, pero la diferencia entre ambos habría pasado de 99.999 a 198.998 dólares.

Por ello, también se mide la proporción de ingresos del 1% más alto del mundo.

La participación del 1% en la renta mundial ha aumentado de aproximadamente el 16% en 1980 a más del 20% en la actualidad.

Es importante destacar que la desigualdad de la riqueza es aún peor.

La proporción de la riqueza mundial del 1% ha pasado del 25-30% en la década de 1980 a aproximadamente el 40% en 2016.

Es probable que la realidad sea más cruda, ya que estas cifras no recogen la riqueza y los ingresos desviados a paraísos fiscales en el extranjero. Los ricos son cada vez más ricos, lo que en civilizaciones pasadas ha creado una tensión adicional en las sociedades.


Los estudios sugieren que el EROI de los combustibles fósiles ha ido disminuyendo de forma constante a lo largo del tiempo, a medida que se agotan las reservas más fáciles de alcanzar y más ricas. Por desgracia, la mayoría de los sustitutos renovables, como la energía solar, tienen un EROI notablemente inferior, en gran parte debido a su densidad energética y a los metales de tierras raras y la fabricación necesaria para producirlos.

Esto ha llevado a debatir la posibilidad de un "precipicio energético" cuando el EROI disminuye hasta un punto en el que los niveles actuales de riqueza de la sociedad ya no pueden mantenerse.

Este precipicio no tiene por qué ser terminal si las tecnologías renovables siguen mejorando y se aplican rápidamente medidas de eficiencia energética.


Resiliencia

La noticia, en cierto modo tranquilizadora, es que los indicadores del colapso no muestran el cuadro completo. La resiliencia de la sociedad puede retrasar o prevenir el colapso.

Por ejemplo, la "diversidad económica" global -una medida de la diversidad y sofisticación de las exportaciones de los países- es mayor hoy que en los años 60 y 70, según el Índice de Complejidad Económica (ICE).

Los países son, por término medio, menos dependientes de un solo tipo de exportaciones que antes.

Por ejemplo, una nación que se haya diversificado más allá de la exportación de productos agrícolas tendría más posibilidades de resistir la degradación ecológica o la pérdida de socios comerciales.

El ICE también mide la intensidad de conocimientos de las exportaciones. Las poblaciones más calificadas pueden tener una mayor capacidad para responder a las crisis a medida que surgen.

Hay algunas razones para ser optimistas, gracias a nuestra capacidad de innovar y diversificar para evitar los desastres.

Sin embargo, el mundo está empeorando en áreas que han contribuido al colapso de sociedades anteriores

Asimismo, la innovación -medida por las solicitudes de patentes per cápita- también está aumentando. En teoría, una civilización podría ser menos vulnerable al colapso si las nuevas tecnologías pueden mitigar presiones como el cambio climático.

También es posible que el "colapso" se produzca sin una catástrofe violenta. Como escribió Rachel Nuwer en BBC, "en algunos casos, las civilizaciones simplemente se desvanecen y pasan a formar parte de la historia no con una explosión sino con un gemido".

Nuestras capacidades tecnológicas pueden tener el potencial de retrasar el colapso. Aun así, cuando observamos todos estos indicadores de colapso y resiliencia en su conjunto, el mensaje es claro: no debemos ser complacientes.

El mundo está empeorando en áreas que han contribuido al colapso de sociedades anteriores. El clima está cambiando, la brecha entre ricos y pobres es cada vez mayor, el mundo es cada vez más complejo y nuestras exigencias al medio ambiente superan la capacidad de carga del planeta.


La escalera sin escalas

Eso no es todo. Preocupantemente, el mundo está ahora profundamente interconectado y es interdependiente.

En el pasado, el colapso se limitaba a las regiones: era un contratiempo temporal, y la gente a menudo podía volver fácilmente a los estilos de vida agrarios o de cazadores-recolectores. Para muchos, era incluso un alivio de la opresión de los primeros estados. Además, las armas disponibles durante el desorden social eran rudimentarias: espadas, flechas y ocasionalmente pistolas.

Hoy en día, el colapso social es una perspectiva más traicionera. Las armas disponibles para un Estado, y a veces incluso para grupos, durante un colapso van ahora desde agentes biológicos hasta armas nucleares.

Es posible que en un futuro próximo se disponga de nuevos instrumentos de violencia, como las armas autónomas letales.

Las personas están cada vez más especializadas y desconectadas de la producción de alimentos y bienes básicos.

Y un clima cambiante puede dañar irremediablemente nuestra capacidad de volver a las prácticas agrícolas simples.

Debemos ver a la civilización como una escalera mal construida.

A medida que se sube, cada peldaño que se utiliza se va cayendo. Una caída desde una altura de pocos peldaños está bien. Sin embargo, cuanto más alto subes, mayor es la caída. Finalmente, cuando se alcanza una altura suficiente, cualquier caída de la escalera es fatal.

Con la proliferación de las armas nucleares, es posible que ya hayamos alcanzado este punto de "velocidad terminal" de la civilización. Cualquier colapso - cualquier caída de la escalera - corre el riesgo de ser permanente. La guerra nuclear en sí misma podría suponer un riesgo existencial: la extinción de nuestra especie o una catapulta permanente a la Edad de Piedra.

Aunque nos estamos volviendo económicamente más poderosos y resistentes, nuestras capacidades tecnológicas también presentan amenazas sin precedentes a las que ninguna civilización ha tenido que enfrentarse.

Por ejemplo, los cambios climáticos a los que nos enfrentamos son de una naturaleza diferente a los que deshicieron los mayas o a otros pueblos indígenas. Son globales, impulsados por el hombre, más rápidos y más severos.

La ayuda en nuestra ruina autoimpuesta no vendrá de vecinos hostiles, sino de nuestros propios poderes tecnológicos. El colapso, en nuestro caso, sería una trampa de progreso.

El colapso de nuestra civilización no es inevitable. La historia sugiere que es probable, pero tenemos la ventaja única de poder aprender de los naufragios de las sociedades del pasado.

Sabemos lo que hay que hacer: se pueden reducir las emisiones, nivelar las desigualdades, invertir la degradación del medio ambiente, desencadenar la innovación y diversificar las economías.

Las propuestas políticas están ahí. Sólo falta la voluntad política.

También podemos invertir en la recuperación. Ya existen ideas bien desarrolladas para mejorar la capacidad de recuperación de los sistemas alimentarios y del conocimiento tras una catástrofe.

También es fundamental evitar la creación de tecnologías peligrosas y ampliamente accesibles.

Estas medidas reducirán la posibilidad de que un futuro colapso sea irreversible. Sólo marcharemos hacia el colapso si avanzamos a ciegas. Sólo estamos condenados si no estamos dispuestos a escuchar el pasado.


Las grandes metrópolis de la civilización del siglo XXI dejarán un legado geológico que durará milenios, pero algunas cosas perdurarán mucho más que otras.

Parece que el mundo entero ha sido enterrado en hormigón.

Shanghai es una de las mayores metrópolis del mundo. Desde el mirador de la Torre de Shanghái, el segundo edificio más alto del mundo, parece interminable: una ola de rascacielos que se extiende hacia el exterior y se desvanece en una mancha azul de bloques residenciales en la distancia.

El paisaje urbano moderno es tan geológico como urbano.

Si Shanghái es un desierto de hormigón, Nueva York es la ciudad cañón original, con sus calles bordeadas de rascacielos formando valles profundos del tipo que, en el pasado, sólo los grandes ríos podían crear durante miles de años.

En un ensayo tardío, Virginia Woolf se imaginó a sí misma sobrevolando como un pájaro el estuario del Hudson, pasando por Staten Island y la Estatua de la Libertad hasta llegar a los abismos de hormigón de Manhattan. "La ciudad de Nueva York, sobre la que estoy planeando", escribió en 1938, "parece como si hubiera sido raspada y fregada la noche anterior. No tiene casas. Está hecha de torres inmensamente altas, cada una perforada por un millón de agujeros".

Las primeras ciudades reproducían los entornos de los que dependían los pueblos antaño nómadas, concentrando el refugio y el sustento en un solo lugar.

La metrópolis del presente ofrece a sus habitantes todo el planeta en microcosmos. Los edificios e infraestructuras del paisaje urbano simulan "la vista alta de las montañas, la protección de las cuevas secas, el agua dulce de los lagos y ríos".

Si las ciudades tienen un carácter geológico, cabe preguntarse qué dejarán en la estratigrafía del siglo XXI. Los fósiles son una especie de memoria planetaria de las formas que tuvo el mundo. Al igual que los paisajes del pasado profundo no se olvidan, ¿cómo recordará el registro rocoso del futuro profundo a Shanghai, Nueva York y otras grandes ciudades?

Se podría suponer que las ciudades son demasiado efímeras para dejar un fósil. "La mayoría de los edificios están diseñados para durar 60 años", dice Roma Agrawal, "Y siempre he pensado que eso me parece muy poco, porque es mi vida".

Si se quisiera construir algo que se mantuviera en pie dentro de decenas de miles de años, "entonces las fuerzas con las que hay que lidiar se vuelven enormes", explica. La mayoría de los ingenieros no miran tan lejos.

Pero aunque un edificio no esté diseñado para mantenerse en pie durante milenios, eso no significa que carezca de un legado geológico.

Existe una predicción geológica bastante razonable, incluso prosaica, que una megaciudad deje un fósil. Es una cuestión de durabilidad, abundancia y ubicación.

Los principales componentes de una ciudad moderna tienen su origen en la geología y, por tanto, son, a su manera, muy duraderos.

La mayor parte del mineral de hierro del mundo se formó hace casi dos mil millones de años. La arena, la grava y el cuarzo del hormigón se encuentran entre las sustancias más resistentes de la Tierra. Estos materiales resistentes existían antes en depósitos naturales. Pero donde antes era sólo el agua, la gravedad o la actividad tectónica lo que los movía, ahora es una combinación de iniciativa humana y combustibles de hidrocarburos.

Vivimos en la mayor época de construcción de ciudades que el mundo haya visto jamás.

Hace 300 años, sólo había una ciudad con un millón de habitantes (Tokio).

Hoy en día hay más de 500, todas ellas empequeñecidas por megaciudades como Ciudad de México (con 21 millones de habitantes), Shangai (24 millones) y Tokio (ahora con 37 millones).

Cada 100 años, las industrias de la minería y la construcción mueven suficiente roca por el planeta como para crear una nueva cordillera de 40 km de ancho, 100 km de largo y 4 km de alto (25 x 62 x 2,5 millas).

Desde la Segunda Guerra Mundial se ha echado suficiente hormigón para cubrir todo el planeta, por tierra y por mar. Según un estudio reciente de la revista Nature, la masa de edificios e infraestructuras en el planeta es mayor (1.100 gigatoneladas) que la de árboles y arbustos (900 gigatoneladas).

La ubicación es importante para determinar el tipo de fósil que dejará una ciudad. En términos geológicos, la tierra nunca es estática: sube o se hunde en un "ascensor tectónico". Una ciudad como Manchester, en el Reino Unido, situada en un terreno que aún se eleva tras la última glaciación, se erosionará por completo con el paso del tiempo, arrastrando un rastro de ladrillos, hormigón y partículas de plástico hasta el Mar de Irlanda.

Pero muchas de las mayores ciudades del mundo están profundamente ancladas en las bocas de los deltas y las llanuras costeras; y se están hundiendo. Los deltas se hunden, y la actividad humana está acelerando masivamente este proceso.

Desde 1900, Shanghái se ha hundido 2,5 m debido a la extracción de aguas subterráneas y al peso de sus edificios que presionan sobre el terreno pantanoso. A ello se suma la subida del nivel del mar, que podría superar el metro en 2100. Pero incluso sin la subida del nivel del mar, sería inexorable, porque el hundimiento es constante.

Desde el plástico hasta el vidrio, los componentes de una ciudad son de naturaleza geológica, y muchos se conservarán.

¿Y qué pasa con una estructura concreta?

La Torre de Shanghai pesa 850.000 toneladas: un armazón de acero de 632 m de altura con más de 20.000 cristales y 60.000 metros cúbicos de hormigón.

¿Cómo se fosilizará?

Shanghái se comportará como lo hacen ahora Ámsterdam y partes del delta del Misisipi, donde se vierten sedimentos. Habrá cambios progresivos a lo largo de miles y cientos de miles, y millones y luego decenas de millones de años.

Al igual que otras ciudades ricas, Shanghái se defenderá enérgicamente contra la subida del nivel del mar, pero los bucles de retroalimentación climática significan que los océanos se arrastrarán hacia arriba durante siglos.

Cuando las aguas se vuelvan incontrolables, es probable que se produzca un lento abandono, en el que los más ricos se irán primero. La gente más pobre, que no tiene a dónde ir, tendrá que adaptarse a las condiciones de semi-sumersión.

A lo largo de varios cientos de años, los niveles superiores de la Torre de Shanghai se deteriorarán a medida que el viento y el agua los erosionen. Quizá también se debiliten por los carroñeros que recogen materiales valiosos. Si los niveles más bajos han logrado mantenerse por encima del agua, sólo quedarán en pie uno o dos pisos inferiores, rodeados por una capa de escombros caídos.

La inevitable inundación puede venir del mar, o del colapso de la enorme presa de las Tres Gargantas, más arriba en el río Yangtze. Pero cuando se inunde, el agua traerá grandes cantidades de lodo y sedimentos que cubrirán el suelo y los niveles subterráneos como un sello de cera.

Al cabo de 500 años, sólo quedará una isla baja en el lugar donde se erigía la torre, manchada de rojo por el hierro oxidado de las cuatro inmensas supercolumnas de acero que la sostenían.

La verdadera historia estará bajo tierra. Muchos objetos hechos por el hombre, la parafernalia de una ciudad, perdurarán.

La Torre de Shanghai cuenta con cinco niveles subterráneos, que incluyen tiendas y restaurantes y espacio de aparcamiento para 1.800 vehículos.

Enterrados en un lodo espeso, estos espacios se preservarán de la erosión y empezarán a fosilizarse: el efecto Pompeya, si se quiere.

Casi de inmediato, el agua que descienda a los niveles más bajos reaccionará con el material calcáreo del hormigón y formará catelitos, crecimientos similares a las estalactitas y estalagmitas que se forman en los entornos artificiales.

Éstos seguirán creciendo durante miles de años, transformando el centro comercial en algo parecido al decorado de una película de terror.

Si la humanidad sigue por aquí, la mayoría de las cosas de valor habrán sido despojadas antes de que la Torre sea completamente abandonada, pero quizás no todo. El aluminio del sistema de ventilación, el acero inoxidable del patio de comidas... quizá incluso algunos coches de los niveles de los garajes se dejarán para llevar a cabo notables transformaciones.

Al principio el coche simplemente se oxidará, pero como el hierro se disuelve bien en el agua anóxica, una vez que el nivel de oxígeno disminuya sus componentes metálicos comenzarán a disolverse.

O quizás una parte del chasis se mineralice, reaccionando con los sulfuros para formar pirita.

El hierro de las vigas de acero o incrustado en el hormigón armado, los utensilios de cocina o incluso pequeñas cantidades de hierro en el altavoz de un teléfono móvil adquirirán un brillo intenso.

Incluso habitaciones enteras -una cocina de un patio de comidas equipada con encimeras de acero inoxidable- pueden transformarse en oro de ley.

Los plásticos, protegidos de los duros efectos de la intemperie y la luz ultravioleta, estarán entre los materiales más pacientes. Nadie sabe exactamente cuánto durarán, pero se podría establecer una analogía con otro polímero de cadena larga. Si un insecto se queda atascado en un plástico fundido antes de que se selle la Torre, puede conservarse como el insecto en ámbar de Parque Jurásico.

Con el tiempo, el plástico se carbonizará y se volverá frágil.

Las láminas de aluminio de los conductos de la calefacción se unirán a los silicatos y se convertirán lentamente en arcilla china, proporcionando un entorno perfecto para la fosilización.

Cien mil años después del abandono de la torre, la arcilla se habrá endurecido hasta convertirse en pizarra tachonada con la impresión fantasmal de mangos de cuchillos de plástico, interruptores de luz o el pomo de una palanca de cambios.


¿Qué harán nuestros descendientes con las pantallas de cristal y los metales de tierras raras de nuestros smartphones?


Las respuestas en el próximo capítulo…

0 comentarios

Comments


bottom of page