top of page

¿Hasta cuándo sobrevivirá nuestra civilización? 2/3

¡Hola!

Que bueno encontrarte aquí nuevamente para continuar la segunda parte del escrito que elabore. Si todavía no has leído el primer capitulo, te invito a que hagas click aquí para encontrarlo.

Espero que sea de tu agrado la lectura y que llegues al final para compartirme qué opinas.


¿Hasta cuándo sobrevivirá nuestra civilización?

Capítulo 2 de 3


Antonio Salgado


Como planteamos en el capítulo anterior… ¿Qué harán nuestros descendientes con las pantallas de cristal y los metales de tierras raras de nuestros smartphones?


La historia continúa aún más bajo tierra. Toda la Torre de Shanghái se asienta sobre una balsa de hormigón de un metro de grosor que cubre casi 9.000 metros cuadrados. Debajo hay 955 pilotes de hormigón y acero, de un metro de diámetro cada uno, clavados a 86 metros de profundidad en un terreno blando. Al cabo de varios millones de años, cuando el peso del agua del mar y los sedimentos deformen las capas subterráneas hasta hacerlas irreconocibles, algunos de los pilotes de los cimientos se fracturarán y se retorcerán dentro de las formaciones de roca de barro compactada, como las raíces fósiles de un inmenso árbol desaparecido hace tiempo.

A medida que los millones de años se convierten en decenas de millones, las transformaciones son más lentas. Los minerales de tierras raras, lixiviados de los teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos desechados, pueden empezar a formar cristales minerales secundarios. El vidrio de los parabrisas y los escaparates se desvitrificará, oscureciéndose como lo hace la obsidiana tras un largo entierro. A estas alturas, toda la ciudad está comprimida en una capa de unos pocos metros de espesor en los estratos. Todo lo que queda de la Torre de Shanghai es una anomalía geológica tachonada con los contornos fósiles de palillos, sillas, tarjetas SIM y pinzas para el pelo.

Todo ello quedará profundamente enterrado, en algunos casos a miles de metros de profundidad. Pero la geología nunca se detiene. Al cabo de unos cien millones de años, cuando empiecen a formarse nuevas cadenas montañosas, la capa de escombros compactados que una vez fue la Torre de Shanghai podría ser empujada hacia arriba y quedar al descubierto.

"Las estructuras tienen historias", escribe Roma Agrawal en su libro Built. Cuentan las historias de las personas que vivieron en ellas y del mundo para el que fueron hechas". Lo mismo ocurre con los restos de la Torre de Shanghai, incluso después de que haya pasado tanto tiempo. Cualquier explorador futuro, ya sea una forma de vida evolucionada de este planeta o de otro mundo, sería capaz de recrear una imagen de la vida del siglo XXI con un detalle asombroso, siempre que pueda utilizar las mismas técnicas que los geólogos utilizan hoy.

Las bicicletas fosilizadas o las botas de goma indicarán que éramos bípedos, un teclado fósil sugerirá la forma de nuestras manos, y las gafas o los audífonos revelarán cómo percibíamos el mundo. La silueta de una dentadura postiza, un casco de motociclista, una silla de ruedas, un traje de neopreno o incluso un maniquí de tienda, recordarán los contornos de nuestros cuerpos, quizás incluso que éramos sexualmente dimórficos.

Desde el punto de vista arqueológico, la ropa no ha sido muy resistente durante gran parte de la historia de la humanidad, afirma Zalasiewicz. "Pero en cuanto llegó el plástico, de repente tenemos una tecno-piel súper duradera, por así decirlo, una tecno-piel desmontable".

No sólo nuestros cuerpos serán recordados: nuestras mentes también dejarán huella. La escala y la complejidad de nuestras ciudades fósiles atestiguarán que éramos seres sociales. Tal vez un geólogo del futuro profundo llegue a la conclusión de que éramos una especie de colmena como las termitas, pero es probable que haya suficientes pruebas de invención individual en la gran variedad de huellas fósiles, lo que Zalasiewicz llama "tecnofósiles", para sugerir lo contrario. Además, el ingenio necesario para crear algo como un teléfono móvil -extrayendo hidrocarburos y metales profundamente enterrados, para luego transportarlos entre continentes y manipularlos y combinarlos en conjuntos muy complejos- registrará la escala de nuestra invención.

Al igual que las madrigueras fosilizadas y las huellas dejadas por las antiguas criaturas, nuestros fósiles de rastro mostrarán cómo nos hemos movido. Pero también dejarán constancia de que no sólo dependíamos de nuestra propia locomoción. Hay más de 300 km de línea de metro debajo de Shanghai. Protegidas contra la erosión, es posible que se conserven tramos enteros de vía, incluso un vagón de tren. Los tramos conservados de túneles de carretera -con bordillos, sistemas de ventilación y el cableado de vidrio y cobre del alumbrado eléctrico- darán una idea de la red de 50 millones de km de longitud que una vez rodeó el planeta. Los gruesos depósitos de clinker en los puertos de las principales ciudades portuarias, arrojados por la borda por los barcos de vapor impulsados por el carbón en el siglo XIX, se leerán como nodos en un mapa de la navegación mundial.

Los restos fósiles de la Torre de Shanghai podrían cotejarse con los de otros edificios altos de otras ciudades, para formar un retrato de una cultura global de habitantes de la ciudad que construyeron con los mismos materiales sintéticos y utilizaron muchos de los mismos objetos día a día. Esta homogeneidad también se expresaría en la futura paleobiología. Los fósiles del mismo puñado de especies aparecerán una y otra vez en todos los continentes, salvo en la Antártida. La "rata del Antropoceno" será una especie emblemática de la gran era de la construcción de ciudades. Entre los escombros y el plástico de los vertederos de todo el mundo se encontrarán los huesos de algunos de los 60.000 millones de pollos que se matan cada año para el consumo humano.

De hecho, es probable que sean los vertederos, y no los restos de las propias ciudades, los que cuenten historias más detalladas. Los vertederos modernos pueden acumular espesores de varias decenas de metros y cubrir muchos kilómetros cuadrados. Revestidos de neopreno resistente, se llenan con bolsas de plástico individuales llenas de residuos, creando un doble sello contra la influencia corrosiva de la luz ultravioleta, el oxígeno, el agua y los lixiviados químicos. Para cada ciudad relicta habrá una ciudad en la sombra, vastos vertederos de fósiles salpicados con los contornos de todo lo que desechamos.

El registro rocoso del futuro atestiguará que no todos tuvimos el mismo impacto: que los que se asentaron cerca de los lugares de extracción vivieron una vida mucho menos intensiva en combustibles fósiles que los de las ciudades. Los fósiles del futuro darán pistas sobre esta historia de desigualdad global. También podrán contar el impacto que tuvimos en las generaciones que aún no habían nacido, que se vieron obligadas a vivir con las consecuencias de nuestra adicción al carbono.

Por supuesto, puede que no haya nadie que encuentre o dé sentido a lo que queda de nuestras ciudades. Pero eso no significa que no debamos tratar de imaginar los legados a largo plazo que estamos dejando atrás. Quizá deberíamos pensar más como geólogos. La científica de la Tierra Marcia Bjornerud aboga por el cultivo de la "conciencia del tiempo", que describe como "un sentimiento de distancias y proximidades en la geografía del tiempo profundo". Su planteamiento nos anima a pensar con más tiempo en la escala de nuestro impacto en el planeta, y a considerar qué historia queremos que cuenten nuestros futuros fósiles.

Nanhui es una nueva ciudad construida en la costa de Pudong para acoger a la población desbordante de Shanghái. Un muro tan alto como un ser humano y curvado como una ola en cresta, da al mar. Shanghái ha construido 520 km de estas barreras marinas, pero el océano acabará llevándose la ciudad. Ya sea dentro de 100 o 10.000 años, lo que una vez fue una de las mayores ciudades del mundo comenzará una lenta transformación en geología. "Déjame mostrarte la marea / que viene a por nosotros", escriben Kathy Jetñil-Kijiner y Aka Niviâna en su poema Rise, "obligándonos a imaginar / convirtiéndonos en piedra".


Inspirándose en un proyecto finlandés de residuos nucleares con visión de futuro, el antropólogo Vincent Ialenti explica por qué abrazar el largo plazo radical de la Tierra puede ser bueno para el bienestar.

Durante gran parte de 2020, el mundo ha estado atrapado en el corto plazo: pegado a los ciclos de noticias de 24 horas, a los anuncios de pandemias o a las guerras culturales en las redes sociales. Con el virus y la política acaparando casi toda la atención, ha sido difícil imaginar el próximo año, por no hablar del futuro.

En tiempos de crisis mundial, está justificado centrarse en el presente. Sin embargo, a medida que nos adentramos en la década de 2020, hay buenas razones para reflexionar también sobre nuestro lugar en el pasado y el futuro a largo plazo. Por un lado, siguen existiendo problemas persistentes que no podemos ignorar, como el cambio climático, la resistencia a los antibióticos o la pérdida de biodiversidad. Pero también porque contemplar el tiempo más profundo puede ayudar a reponer nuestras energías mentales durante la adversidad, y ofrecer una fuente meditativa de catarsis en medio del frenesí del ahora.

En mis investigaciones y escritos, exploro las visiones del mundo de los expertos en residuos nucleares de Finlandia, que cuentan con isótopos radiactivos en plazos planetarios extremadamente largos. El plutonio-239 tiene una vida media de 24.100 años, mientras que la del uranio-235 es de más de setecientos millones de años. Al igual que muchos antropólogos que hacen trabajo de campo en otras culturas, mi misión ha sido descubrir ideas que puedan ampliar las perspectivas de la gente en mi propia sociedad o en otras.

Aunque las experiencias de un experto en residuos nucleares puedan parecer una fuente inusual de inspiración para el bienestar, esta investigación me ha enseñado que puede haber beneficios personales al extender el intelecto a través del tiempo. He aquí cómo podrías integrar algunos de estos principios en tu propia vida al entrar en el próximo año.

Mis estudios sobre el tiempo profundo comenzaron en Finlandia, donde pasé 32 meses entre los expertos del país en el "Caso de Seguridad", que están planificando el impacto a largo plazo de un depósito de residuos nucleares bajo la isla de Olkiluoto. En algún momento de los próximos años, este depósito comenzará a almacenar el combustible nuclear de alto nivel utilizado.

Al grabar 121 entrevistas, me sumergí en una comunidad en la que las alucinantes visiones de mundos futuros se incorporan a las rutinas cotidianas de las oficinas, las consideraciones políticas, los planes industriales y las normas reguladoras. Los expertos en casos de seguridad preveían los acontecimientos geológicos, hidrológicos y ecológicos que podrían producirse en las próximas decenas de miles -o incluso cientos de miles- de años. Tuvieron que planificar futuras glaciaciones lejanas, cambios climáticos, terremotos, inundaciones, cambios en la población humana y animal, etc.

Los expertos finlandeses de Safety Case desarrollaron varios métodos para prever el destino a largo plazo del depósito de Olkiluoto. Hicieron modelos informáticos cuantitativos de los cambios ecológicos y geológicos de aquí a milenios. Desarrollaron informes de ingeniería sobre las pruebas de resistencia mecánica realizadas en botes de residuos nucleares de cobre. Redactaron escenarios en prosa detallando las condiciones futuras de los componentes del depósito.

Sin embargo, una de sus técnicas puede ser especialmente útil para escapar de las tensiones del cortoplacismo actual. Se trata de aprovechar el poder de la analogía para imaginar mundos futuros lejanos.

Desde el principio, los expertos de Safety Case se dieron cuenta de que tendrían que calibrar cómo podría ser una futura capa de hielo finlandesa durante y después de la próxima Edad de Hielo. Un acontecimiento así podría tener efectos perturbadores en un depósito. Por ello, estudiaron una enorme capa de hielo glacial cerca de Kangerlussuaq (Groenlandia), recogiendo datos sobre las aguas subterráneas, el hielo y el permafrost locales.

También visitaron el lago Lappajärvi, un lago en forma de cráter que se formó después de que un meteorito se estrellara en Finlandia hace aproximadamente 73 millones de años, para comprender mejor cómo podría erosionarse el paisaje del país en las próximas épocas glaciales.

Otro problema al que se enfrentaron fue el de prever el futuro de sus botes de residuos nucleares de cobre, y si se corroerían. Para ello, estudiaron un yacimiento de cobre mesozoico hallado en una piedra de barro en Devon (Inglaterra). El cobre se conservó durante 170 millones de años sin sucumbir a una corrosión importante. También estudiaron un cañón de bronce procedente del naufragio del buque de guerra sueco Kronan, del siglo XVII, que estuvo sumergido durante casi tres siglos en el agua del mar Báltico y en los sedimentos.

Todos estos lugares y materiales han servido para representar acontecimientos y procesos futuros. Por supuesto, hay límites a lo que un cañón de bronce o el cobre de la roca de barro de Devon pueden decirnos sobre un bote de residuos nucleares enterrado en el lecho de roca de granito durante milenios. Sin embargo, para los expertos de Safety Case, los análogos ofrecían una concreción del mundo real que era, al menos, más tangible que la especulación vacía.

No es posible visitar el futuro lejano para ver lo que ocurre allí, pero la lección es que los análogos del tiempo profundo ya están aquí en la Tierra si miramos lo suficientemente cerca.

Desde mi investigación en Finlandia, a menudo busco ejemplos similares de tiempo profundo mientras navego por mi vida cotidiana. He descubierto que combinar los análogos con sencillos ejercicios contemplativos suele ayudarme a escapar de las presiones del presente y a extender la mente hacia el largo plazo.

Puede que haya uno esperando justo delante de tu puerta. Cada parcela tiene su propia historia geológica que, con un poco de investigación previa, puede descubrirse y transformarse en un ejercicio de reflexión sobre el pasado y el futuro lejanos de la Tierra. El truco consiste en partir de la información y las imágenes que ya tenemos en la cabeza de los paisajes actuales, y luego extenderlas, analógicamente, a través del tiempo.

Por ejemplo, me gusta ir de excursión por las colinas de los Apalaches. Hace cientos de millones de años, la región albergaba montañas más altas. Algunos dicen que su altura rivalizaba con la de los Alpes, las Rocosas o el Himalaya actuales. Cuando voy de excursión, vuelvo a imaginar mi entorno basándome en las imágenes que ya tengo en mi cabeza de cómo son las cordilleras más altas hoy en día. Esta analogía extiende el "ahora" momentáneo de mi caminata a historias y futuros mucho más amplios, introduciendo una aproximación al tiempo profundo en mi conciencia del entorno.

Los habitantes de la ciudad también pueden hacerlo. He pasado los últimos años trabajando en Washington DC. A menudo pasaba por delante de cuatro cipreses calvos, plantados a mediados del siglo XIX, en Lafayette Square, cerca de la Casa Blanca. Estos árboles prosperaron en esta región mucho antes de que aparecieran los políticos estadounidenses. En 1922, los equipos de excavación que limpiaban el terreno para construir el Hotel Mayflower de la ciudad encontraron cipreses fosilizados a unos metros bajo tierra. Los árboles crecieron hace unos 100.000 años y llegaron a tener unos 1.700 años. Por aquel entonces, la capital de Estados Unidos era un auténtico pantano.

Así que, al mirar, por ejemplo, un artefacto antiguo en un museo de historia, ¿por qué no empezar a pensar de forma analógica? Esto podría significar imaginar cómo se expondrían sus electrodomésticos en un museo de historia dentro de miles de años. O, cuando veas un documental sobre excavaciones arqueológicas en antiguos asentamientos mesopotámicos, ¿por qué no intentas imaginar qué aspecto tendrían Hong Kong, Buenos Aires, Londres o Bombay para los arqueólogos que los excavaran dentro de milenios?

Una simple búsqueda en Internet puede revelar que tu ciudad natal tuvo un ecosistema de selva tropical en algún momento de su historia geológica. Si es así, puedes hacer un ejercicio analógico en el que te preguntes: ¿qué imágenes tengo en mi mente -imágenes de, por ejemplo, el Amazonas- que puedo utilizar para reimaginar mi barrio como si fuera una selva tropical?

Puede que haya lugares cercanos que ya ofrezcan esta imagen climática. La Sala de Helechos del Conservatorio Garfield de Chicago, por ejemplo, ofrece a los visitantes una "visión de cómo podría haber sido Illinois hace millones de años". Cuenta con una laguna interior junto con plantas de grupos de especies de la época de los dinosaurios. Tras la visita, los habitantes de Chicago pueden utilizar los helechos para reimaginar sus calles, analógicamente, como lagunas prehistóricas. Otro ejemplo es el Sendero Escénico Nacional de la Edad de Hielo, en Wisconsin, que se autodenomina como un lugar que alberga los "mejores rasgos del paisaje glaciar", donde se puede contemplar el pasado helado de la Tierra a través de los drumlins, eskers, kames, erratics y kettles del sendero.

Otros enfoques basados en el clima también prometen ayudar a la gente a visualizar su futuro. Uno de ellos es el llamado Análogos del Clima, un concepto creado por la organización intergubernamental CGIAR (Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional). El CGIAR ha creado un sitio web que examina las previsiones pluviométricas y climáticas de futuros lugares de la Tierra. A continuación, establece analogías entre las previsiones y las regiones actuales que ya presentan esas condiciones. La idea es que si, por ejemplo, el clima de Durban (Sudáfrica) en 2030 se parecerá al del norte de Argentina en la actualidad, los cultivadores de maíz de África deberían pedir consejo a sus homólogos sudamericanos.


¿Cuál es la mejor palabra para describir nuestro momento actual? Puede que se sienta tentado a elegir "sin precedentes", o quizás "extraordinario".


Pero he aquí otro adjetivo para nuestro tiempo que quizá no haya oído antes: "bisagra".

Puede que no sea un término especialmente elegante, pero describe una idea potencialmente profunda: que podemos estar viviendo el periodo más influyente de la historia. Y se trata de mucho más que la pandemia de Covid-19 y la política de 2020. Destacados filósofos e investigadores debaten si los acontecimientos que ocurren en nuestro siglo podrían marcar el destino de nuestra especie durante los próximos miles, si no millones, de años. La hipótesis de la "bisagra de la historia" propone que estamos, ahora mismo, en un punto de inflexión. ¿Es realmente plausible?

La idea de que los que viven hoy tienen una influencia única se remonta al filósofo Derek Parfit. "Vivimos durante la bisagra de la historia", escribió en su libro On What Matters. "Dados los descubrimientos científicos y tecnológicos de los dos últimos siglos, el mundo nunca ha cambiado tan rápido. Pronto tendremos poderes aún mayores para transformar, no sólo nuestro entorno, sino a nosotros mismos y a nuestros sucesores".

Sin embargo, la hipótesis de la bisagra de la historia ha cobrado nueva atención en los últimos meses, a medida que los académicos intentan abordar la cuestión de forma más sistemática.

Como escribió en su momento Kelsey Piper, de Vox Future Perfect, el debate sobre las bisagras de la historia es más que una discusión filosófica abstracta: el objetivo subyacente es identificar lo que nuestras sociedades deberían priorizar para asegurar el futuro a largo plazo de nuestra especie.

Para entender por qué, empecemos por examinar los argumentos que apoyan la "bisagra" del momento actual.

En primer lugar, está el punto de vista de la "época de peligros". En los últimos años ha crecido el apoyo a la idea de que vivimos en un momento de riesgo inusualmente alto de autoaniquilación y de daño a largo plazo para el planeta. Como dice el astrónomo real del Reino Unido, Martin Rees: "Nuestra Tierra ha existido durante 45 millones de siglos, pero este siglo es especial: es el primero en el que una especie -la nuestra- tiene el futuro del planeta en sus manos". Por primera vez, tenemos la capacidad de degradar irreversiblemente la biosfera, o de desviar la tecnología para causar un revés catastrófico a la civilización, dice Rees, cofundador del Centro para el Estudio del Riesgo Existencial de la Universidad de Cambridge.

Esos poderes destructivos están superando nuestra sabiduría, según Toby Ord -uno de los colegas de MacAskill en Oxford-, que aboga por reducir el riesgo existencial en su reciente libro The Precipice. El título del libro de Ord es una alegoría del lugar en el que nos encontramos: en un camino al borde de un precipicio, donde un pie equivocado podría significar el desastre. Desde este punto vertiginoso, podemos ver las tierras verdes y agradables del destino que tenemos por delante -un futuro lejano floreciente-, pero antes debemos navegar por una época de peligro inusual. Ord cifra las probabilidades de extinción en este siglo en una entre seis.

En opinión de Ord, lo que hace que nuestra época sea especialmente azarosa es que hemos creado amenazas a las que nuestros antepasados nunca tuvieron que enfrentarse, como la guerra nuclear o los patógenos asesinos artificiales. Mientras tanto, hacemos muy poco para prevenir estos acontecimientos que ponen fin a la civilización. La Convención de Armas Biológicas de la ONU, que prohíbe a nivel mundial el desarrollo de armas biológicas como un supercoronavirus, tiene un presupuesto menor que el de un restaurante McDonald's medio. Y colectivamente el mundo gasta más en helados que en prevenir tecnologías que podrían acabar con todo nuestro modo de vida.

La Convención de Armas Biológicas de la ONU, que prohíbe el desarrollo de armas biológicas como el supercoronavirus, tiene un presupuesto menor que el de un restaurante McDonald's medio.

La idea de que nos encontramos en un punto de inflexión traicionero es también el tema de un segundo argumento que apoya la hipótesis de la bisagra de la historia. Según varios investigadores serios, existe la posibilidad de que el siglo XXI vea la llegada de una sofisticada inteligencia general artificial que podría evolucionar rápidamente hacia una superinteligencia. Según ellos, la forma en que manejemos esa transición podría determinar todo el futuro de la civilización, a través de una especie de "encierro".

La propia superinteligencia todopoderosa podría determinar el destino de la humanidad para siempre, en función de sus objetivos y necesidades, pero estos investigadores proponen también otros escenarios potenciales. El futuro de la civilización también podría estar determinado por quien controle primero la IA, que podría ser una fuerza única para el bien que la dirija en beneficio de todos, o un gobierno malévolo que decida utilizar ese poder para subyugar toda disidencia.

No todos suscriben la influencia a largo plazo de la IA. Pero los que sí lo hacen afirman que incluso si se cree que sólo hay una pequeña posibilidad de que se den los peores escenarios de IA, el hecho de que puedan ser tan influyentes durante tanto tiempo podría hacer que las próximas décadas sean más importantes que cualquier otra en la historia de la humanidad. Por esa razón, muchos investigadores y altruistas eficaces han decidido dedicar sus carreras a la seguridad y la ética de la IA.

También se podrían reunir otras pruebas para apoyar la hipótesis de la bisagra de la historia. Por ejemplo, Luke Kemp, de la Universidad de Cambridge, señala que el cambio climático y la degradación del medio ambiente provocados por el ser humano en este siglo podrían llegar muy lejos en el futuro. "La transformación más crucial hasta ahora en la historia de la humanidad fue la llegada del Holoceno, que permitió la revolución agrícola", dice Kemp. "Las sociedades humanas parecen estar íntimamente adaptadas a una estrecha envoltura climática. Este es el siglo en el que llevaremos a cabo un experimento geológico sin precedentes y peligroso y quizás nos empujemos irreversiblemente fuera del nicho climático, o nos alejemos del abismo". (Aunque hay que señalar que el propio Kemp es escéptico sobre la hipótesis y su conveniencia).

También podría argumentar que la relativa juventud de la civilización nos hace especialmente influyentes. Sólo llevamos 10.000 años de historia de la humanidad, y se podría argumentar que las generaciones anteriores tienen una mayor capacidad para fijar cambios, valores y motivaciones que persisten en las generaciones posteriores. Podríamos pensar en la civilización actual como en un niño que debe cargar con rasgos formativos y cicatrices para el resto de su vida.

Aunque, como veremos, nuestra relativa juventud también podría utilizarse para argumentar lo contrario. Y esto también plantea una pregunta obvia: seguramente, entonces, los primeros humanos vivieron en el momento más influyente. Al fin y al cabo, unos pocos pasos en falso en el Paleoceno, o en los albores de la revolución agrícola, y nuestra civilización nunca habría llegado a existir.

Tal vez, pero MacAskill sugiere que, aunque muchos momentos de la historia de la humanidad fueron fundamentales, no fueron necesariamente influyentes. Los cazadores-recolectores, por ejemplo, carecían de la agencia necesaria para sentarse en la bisagra, porque no tenían el conocimiento de que podían dar forma al futuro lejano, ni los recursos para elegir un camino diferente si lo hacían. La influencia, según la definición de MacAskill, implica la conciencia y la capacidad de elegir uno de los innumerables caminos.

Esta definición específica de la influencia nos lleva a la razón por la que varios pensadores están interesados en la cuestión en primer lugar. Encontrar respuestas afecta a la cantidad de recursos y tiempo que creen que la civilización debe dedicar a los problemas a corto plazo frente a los de largo plazo.

Para darle un marco más personal, si usted creyera que el próximo día de su vida será el más influyente hasta el momento -hacer un examen crucial o casarse con su pareja, por ejemplo-, entonces le dedicaría mucho tiempo y esfuerzo de inmediato. Sin embargo, si crees que el día más influyente de tu vida está a décadas de distancia, o no sabes qué día será, puede que te centres primero en otras prioridades.

MacAskill es uno de los fundadores del altruismo eficaz, y ha centrado su carrera en encontrar formas de hacer el mayor bien posible a largo plazo. Si un altruista eficaz aceptara que ahora estamos en el momento más difícil, entonces podría sugerir dedicar una gran parte de su tiempo y dinero a reducir urgentemente el riesgo existencial, por ejemplo, y de hecho, muchos lo han hecho.

Sin embargo, si ese altruista creyera que el momento más difícil está a siglos de distancia, entonces podría pivotar hacia otras formas de hacer el bien a largo plazo, como invertir dinero para ayudar a sus descendientes. Un filántropo, por ejemplo, que invirtiera con una tasa de rentabilidad del 5% podría ver crecer sus recursos 17.000 veces al cabo de 200 años, según MacAskill.

Algunos podrían cuestionar esta suposición sobre los beneficios de la inversión a largo plazo, dado que los colapsos sociales a lo largo de la historia han acabado con los fondos. Mientras que otros podrían sugerir que el dinero estaría mejor gastado en grandes problemas actuales como la pobreza. Pero lo más importante para los altruistas eficaces es que el hecho de determinar la "hingeyness" podría al menos ayudar a informar sobre cómo podemos maximizar el bienestar como especie y asegurar que florezcamos en el futuro.


El último capítulo agregará nuevos condimentos….

0 comentarios

Comentários


bottom of page