top of page

Perspectivas a mediano plazo

Banco Mundial, abril de 2024

Editado por Tony Salgado

 

Contexto

 

Argentina es la tercera economía más grande de América Latina, con un Producto Interno Bruto (PIB) de aproximadamente US$640 mil millones.

En su territorio de 2,8 millones de kilómetros cuadrados, el país cuenta con abundantes recursos naturales. Tiene tierras agrícolas extraordinariamente fértiles, cuenta con importantes reservas de gas y litio, y tiene un enorme potencial en energías renovables. Argentina es un país líder en producción de alimentos, con industrias de gran escala, particularmente en agricultura y ganadería vacuna. Asimismo, tiene grandes oportunidades en algunos subsectores de manufacturas y en el sector de servicios innovadores de alta tecnología. 

La economía se contrajo en un 1.6 por ciento en 2023, debido a desequilibrios macroeconómicos persistentes y a una severa sequía que provocó una disminución del 26 por ciento en la producción agrícola respecto al año anterior.

Se estima que el PIB real se contraiga un 2.8 por ciento adicional en 2024, debido al plan de estabilización que está siendo implementado por el nuevo gobierno, que incluye el realineamiento de precios relativos y la eliminación de desequilibrios fiscales y externos. Se espera que la economía crezca un 5 por ciento en 2025, impulsada por condiciones climáticas mejoradas, inversiones en el sector energético y la normalización de la producción agrícola.

La inflación aumentó considerablemente en diciembre de 2023, impulsada por el efecto de una devaluación de la tasa de cambio oficial y la eliminación de controles de precios. La inflación mes a mes alcanzó su punto máximo en un 25.5 por ciento en diciembre, disminuyendo al 13.2 por ciento para febrero. El gobierno implementó medidas de protección social que incluyeron duplicar en términos nominales los principales programas sociales (asignación universal por hijo y apoyo alimentario) y bonos extraordinarios a jubilados de bajos ingresos. Aunque la asistencia social está bien dirigida, el valor real de los beneficios sociales, incluidas las pensiones y transferencias sociales, ha caído un 30 por ciento interanual para febrero de 2024.

Argentina se encuentra implementado una Facilidad de Financiamiento Ampliado (EEF) con el FMI. En enero de 2024, el Directorio Ejecutivo del FMI completó la séptima revisión del programa. En línea con el nuevo programa del Gobierno, el EFF se enfoca en implementar un sólido plan de consolidación fiscal con el objetivo de lograr un superávit primario del 2 por ciento del PIB en 2024. Se espera que este plan de consolidación fiscal, junto con una postura monetaria de apoyo para combatir la inflación y la simplificación del régimen de cambio (FX), resulte en una acumulación de aproximadamente 10 mil millones de dólares en reservas internacionales netas para finales de 2024. 

El programa de estabilización implementado por la nueva administración ha obtenido resultados fiscales. En enero y febrero de 2024, Argentina tuvo superávit fiscal por primera vez en muchos años. La inflación también está comenzando a descender, pero aún se mantiene en niveles altos. El riesgo país también se ha reducido, pasando de 2.100 puntos en enero a 1.432 en marzo de 2024. Sin embargo, continúa siendo uno de los más altos en la región. 

 


 Estrategia

 

El Banco Mundial es un socio estratégico de largo plazo de Argentina. El Marco de Alianza con Argentina del Grupo Banco Mundial busca contribuir a reducir la pobreza a través de promover un crecimiento sostenible e inclusivo. En 2022 se realizó una revisión de los objetivos, rediseñando algunos de los objetivos debido a la irrupción de la pandemia de la Covid-19.

Las principales áreas de trabajo son:

 

1. Apoyar la recuperación inclusiva

El objetivo de esta área es recuperarse de la crisis actual y sentar las bases para un crecimiento inclusivo, así como crear las condiciones para la creación de empleo privado y la inversión. Para ello se apoya programas tendientes a mejorar la efectividad de las políticas públicas y las inversiones, mejorar la movilidad urbana para proporcionar un acceso seguro e inclusivo a los trabajos, mejorar las condiciones de vida, mejorar el acceso a la financiación - con un enfoque en las pequeñas y medianas empresas y los grupos marginados - y brindar apoyo analítico para priorizar las inversiones públicas, enfocar las medidas de protección social y reformar las tarifas y los subsidios para lograr un impacto fiscal mientras se protege a los pobres. 

 

2. Fortalecer la prestación de servicios para proteger a los pobres y vulnerables ​

Mejorar el acceso a los servicios básicos para los más vulnerables es otro de los ejes de acción. De esta manera, acompañamos al sector de educación, para mejorar los resultados de aprendizaje en la educación secundaria y promover el desarrollo de capacidades orientadas al mercado laboral. En salud, se continúa la implementación del sistema de cobertura universal en las provincias. La eficiencia de la administración pública es otro de los ejes de acción. Se trabaja en fortalecer la coordinación interjurisdiccional con el fin de mejorar la provisión de servicios básicos (como agua y saneamiento)


3. Apoyar medidas climáticas y crecimiento a largo plazo ​

Los principales objetivos de esta área son la transición hacia una matriz energética más limpia, promover que la economía rural climáticamente inteligente y apoyar una economía resiliente. Entre los objetivos a lograr se encuentra la reducción de la contaminación local, la gestión y protección de los recursos naturales y la biodiversidad. 

 

Resultados

 

Argentina tiene una cartera activa de 26 proyectos de inversión, por un total de US$8.460 millones en préstamos. La cartera se centra en dar apoyo a programas de salud, medio ambiente, educación, energía, infraestructura, mercado laboral y protección social.

Durante 2023, la Junta Directiva del Banco Mundial aprobó varios proyectos, entre los que se encuentran:


  • Un proyecto de US$200 millones para proporcionar financiamiento a más de 14.000 MIPYMES y apoyarlas mientras enfrentan riesgos climáticos y mejoran su capacidad para competir en los mercados verdes.

  • Un proyecto de US$450 millones para aumentar la eficacia de los programas alimentarios.

  • Un préstamo de US$50 millones para mejorar el acceso a los servicios públicos de salud en la provincia de Buenos Aires.

  • Un proyecto de US$400 millones para ampliar el acceso a energía limpia y promover la eficiencia energética en hogares y comunidades vulnerables.

  • Un préstamo de US$300 millones para mejorar la calidad y cobertura de los servicios de salud.

  • Un proyecto de US$200 millones para reducir los riesgos de inundaciones en ciudades de todo el país.

  • Un préstamo de US$300 millones para reducir las tasas de deserción escolar en la educación secundaria y superior.

  • Un préstamo de US$150 millones para apoyar el crecimiento urbano planificado que permita un acceso más inclusivo a la vivienda.


Además el Banco Mundial publicó el informe de Clima y Desarrollo (CCDR por sus siglas en inglés) que presenta oportunidades para fortalecer la resiliencia y descarbonizar la economía a 2050.

Este informe se suma a una serie de estudios analíticos que el Banco Mundial realiza para lograr la reducción sostenida de la pobreza en Argentina. Otros informes recientes se centran en temas como la agricultura, el medio ambiente, las pensiones, los subsidios y las ciudades, entre otros.


 

 

Mi opinión sobre este tema es que nos encontramos frente a un suceso bisagra para las próximas décadas de nuestro querido país.

A pesar de la desastrosa trayectoria a la que nos vimos sometidos durante la segunda mitad del siglo anterior y lo que va del actual, el mundo sigue apreciando el enorme potencial con el que la madre naturaleza nos dotó, y la formación e inteligencia de una parte de nuestra juventud.

La disponibilidad de ambos resulta clave para el continuo crecimiento de un mundo civilizado, al que por el momento no podemos acceder, y para la supervivencia alimentaria de los países menos favorecidos.

No es de extrañar entonces que un organismo tan relevante como el Banco Mundial, siga dándonos créditos para muy diversos rubros, a pesar de nuestra bien ganada fama de pésimos pagadores y defaulteadores seriales de deudas contraídas.      

Por ahora nos observan y aún no se juegan por nosotros. Es lógico que así sea. Se requiere un tiempo mínimo para ver si las acciones que se toman están alineadas con el discurso, del que somos maestros en pronunciar.

Y es un suceso bisagra porque el país expone un nuevo modelo. Es abierto al mundo, quiere sumarse a él y a su trayectoria, en vez de enfrentarlo y encerrarse y mirarse el ombligo, como hemos hecho hasta ahora.    

 

Tony Salgado

0 comentarios

Comments


bottom of page