Otros efectos en Argentina

Hola, mi estimado lector.

Hoy presento el último de los artículos sobre el impacto del cambio climático y como el mismo, directa o indirectamente, afecta a la Argentina.

Espero que estos artículos cumplan el rol de generar una conciencia colectiva de cuán importante es para todos nosotros este ma.

Espero que te guste y te espero al finalizar la lectura


La Patagonia argentina es afectada por un inmenso derrame de petróleo.

Agencia Télam, Diciembre 2021


"Se trata de un “río” de crudo de casi tres mil metros cúbicos que se encuentra sobre una zona deshabitada de Río Negro. El Ministerio de Ambiente de Argentina se encuentra evaluando el daño producido.

El 10 de diciembre de 2021 hubo un derrame de petróleo de gran dimensión en la estación de bombeo de la empresa Oleoductos del Valle (Oldeval), ubicada en la localidad de Medanitos, en Río Negro.

Veinte camiones especiales trabajaron para controlar el desastre, pero el daño fue inevitable.

La Brigada de Control Ambiental (BCA) del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, viajó al lugar para evaluar la magnitud del petróleo vertido al ambiente y los motivos del derrame, que para la empresa “aún están siendo investigados”.

Oldelval es la compañía nacional líder en transporte petrolero, que tiene a su cargo el 100% del petróleo de Vaca Muerta, uno de los yacimientos más importantes del país, y el 70 % del petróleo de la Cuenca Neuquina.

El riesgo medioambiental es indudablemente alto para la flora y la fauna de esta zona de la Patagonia argentina, que está escasamente poblada.

Sucedido el hecho, se trató de evitar que siga fluyendo dicho crudo y recuperar la cantidad que se pueda.

En cuanto a la responsabilidad de la empresa, las autoridades nacionales informaron que estaban intimando a la empresa a que presente el seguro ambiental obligatorio y de ese modo pudiesen disparar la ejecución de la póliza de caución que está prevista para casos como este, de tal manera que la remediación quedara rápidamente cubierta y no como un pasivo ambiental.

Varios medios publicaron registros de la fuga que permitían dimensionar la gran cantidad de crudo derramado sobre el terreno, mientras que algunas personas y organizaciones en defensa del medioambiente, compartieron el material haciendo una crítica e incluso dudando que se tratase de un accidente.

En 2018, según la Secretaría de Ambiente de Neuquén, sólo entre enero y octubre se habían registrado 934 hechos de contaminación.

La Secretaría agregó que estos eventos se producían porque fueron los propios vecinos, campesinos o trabajadores los que los denunciaron.

Se trató de otra muestra de que no se puede confiar en empresas ni en los gobiernos, denunciaron desde el Observatorio de Petróleo Sur.


Argentina arrancó el 2022 con incendios, sequías y olas de calor.

El Diario AR

Febrero, 2022


Argentina inició el 2022 luchando contra incendios, sequías y olas de calor, los efectos más perceptibles de la crisis climática que ya está instaurada en el planeta.

Una situación que lleva a los ecologistas a exigir políticas de adaptación, mitigación y a criticar la falta de leyes claras para proteger el ecosistema.

“Es un infierno”: Corrientes reclama una “ayuda extraordinaria” para detener el avance del fuego

La acumulación de gases de efecto invernadero provocados por medios de transporte, industrias, producción de alimentos y deforestación fueron los principales responsables del cambio climático, según Greenpeace.

En 2021, Argentina depredó 110.180 hectáreas de bosques, equivalentes a 12 canchas de fútbol por hora; y el 80 % fue talado de forma ilegal, reveló la ONG en su reporte anual de deforestación.

“Hay una ley que protege los bosques, pero no sirve si cada gobernador permite cambios en el ordenamiento territorial de zonas donde no deberían deforestar”, indicó a EFE el coordinador de campaña por el cambio climático de Greenpeace.

La destrucción indiscriminada de flora evitó la liberación de humedad a la atmósfera necesaria para formar nubes de lluvia, secó el suelo y generó un ambiente fértil para transformar cualquier chispa en incendios incontrolables.

El Ministerio de Ambiente, en enero pasado, enumeró pérdidas mayores a 160.000 hectáreas de bosques por el fuego y un informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria reveló que, hasta el 7 de febrero, en la provincia de Corrientes se quemaron 519.000 hectáreas.

Los árboles que sobrevivieron a la mano del hombre fueron devorados por las llamas y toneladas de dióxido de carbono calentaron el planeta. Mientras, el calor batió récords y 21 provincias soportaron 40 grados diarios.


Adaptación y mitigación

Los ambientalistas pusieron sus campañas de prevención en segundo plano para centrarse en incentivar acciones que obliguen al Gobierno a implementar políticas que adapten y mitiguen el cambio climático.

“Tiene que haber adaptación porque ya lo estamos viviendo. Si se inunda una ciudad cada vez que llueve, es necesario más infraestructura. Si se registran más incendios, debemos combatir el fuego apenas surja”, aseveró el coordinador de Greenpeace.

“El Gobierno tiene que frenar las emisiones. Es una situación gradual donde hay que convertir las energías sucias en renovables, una transición energética”, añadió.

Los reclamos giran en torno al cumplimiento del Acuerdo de París, en el que Argentina estampó su firma en el 2015 junto a otros 96 países bajo el compromiso de reducir la temperatura del planeta. Sin embargo, entre las víctimas de la pandemia está la economía y el ambiente pasa a ser un sacrificio para ingresar divisas.

El Gobierno está enfrascado en una batalla judicial para buscar petróleo en el Mar Argentino. La propia cartera ambiental dio luz verde a la exploración sísmica de hidrocarburos, a poco más de 300 kilómetros de las costas de Mar del Plata, donde viven del turismo y la pesca.

La Justicia aceptó las medidas cautelares presentadas por organizaciones como Greenpeace y se frenó el proyecto, aunque el Estado apeló.

El Gobierno espera que su plan de adaptación y mitigación del cambio climático, del cual hizo gala en el 2021 en la Cumbre Latinoamericana sobre Cambio Climático y que tiene como tope el 2050, calme las aguas. Busca promover la transición de energías renovables basadas en el hidrógeno, la adopción de tecnologías para reducir emisiones y tipificar como delito ambiental la deforestación ilegal.


No hay tiempo que perder

No hay tiempo de espera para lanzar leyes que realmente protejan al ecosistema y penalicen a los culpables, mientras lamentamos que las normas ambientales cuestan ser aprobadas por culpa de grupos de presión.

El tiempo no es percibido como una amenaza, pero viene apretando cada vez más la cuestión climática. No se dispone de décadas para convencer a las personas hay que acelerar el proceso.

El Gobierno consideró elementos que pueden jugar a favor, ya que el Acuerdo de París también rige las relaciones y la política climática entre países.

“En algún momento empezarán a surgir barreras de cierre arancelario, se mirará cómo uno se comporta para permitir o no ingreso de productos de cada sitio”, alegó. También que las exportaciones de madera del Brasil que provienen de la deforestación ya son rechazadas: “Los mercados se cierran y el reloj va a correr rápidamente”.

Por otra parte, Argentina no cuenta con temas ambientales incorporados al Código Penal.

Únicamente existen leyes especiales asociadas a delitos contra la salud y no podrían ser denominadas como crímenes contra el ambiente.

No es posible perseguir jurídicamente a quien incendió un bosque si no existe una persona o propiedad afectada, y esas penas son excarcelables o acarrean multas.


Hola, como siempre, aquí estoy.

Los dos incidentes arriba descriptos deben ser tomados solo a modo de ejemplo de muchos otros que ocurren a diario a lo largo y a lo ancho del país.

Los desastres naturales o provocados atentan no solo contra la vida sino también contra la economía de muchas familias, en general, las de menores recursos.

Se puede argumentar que esto ocurre también en países del primer mundo, pero esa no es una excusa válida para habilitarlos en nuestro país.

No existe la debida previsión para evitarlos, pero tampoco hay un adecuado sistema judicial que penalice duramente a quienes sean responsables de tamaños desmanes. La falta de mano dura, aquí brilla por su ausencia.

En este tema, como en el de tantos otros, no hay quien le ponga el cascabel al y nosotros, una vez más seguiremos sufriendo las consecuencias.


Ahora me gustaría conocer tu honesta opinión con respecto a este artículo.

Gracias por tu colaboración.

1 visualización0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo