top of page

Nuestras radios de los 40s

Tony Salgado


Nací en 1946. Mi infancia transcurrió cuando no existían televisores, radios portátiles, laptops, internet ni celulares. Sin embargo, éramos muy felices con lo que teníamos: el cine y las radios.  

Alrededor de la radio (de gran porte, como se aprecia en la imagen) se reunía la familia para escuchar novelas, música, programas humorísticos, noticieros, deportes y hasta alguna transmisión teatral.

¡Qúe formidable ejercicio mental debíamos hacer para imaginarnos lo que escuchábamos! Y ahí estábamos todos, embobados frente a nuestra fiel compañera que nos entretenía durante todo el día.

Seleccioné dos programas radiales que me acompañaron durante mis primeros años de vida, como mi modesto homenaje a esta entidad, que tenía vida propia.      

 

“Los Pérez García”

Fue un programa que se transmitió por LR1 Radio el Mundo de lunes a viernes, inicialmente al mediodía y, más adelante, de 20.15 a 20.30 entre 1942 y 1967.

Se trataba de un radioteatro cuyo tema eran los problemas por los que atravesaba una familia de clase media.

Inicialmente cada programa contenía la historia completa y, más adelante, la trama de cada episodio se iniciaba el día lunes y finalizaba el viernes.

El libreto era escrito al comienzo por Oscar Luis Massa y luego fue continuado con los mismos lineamientos por Luis María Grau.

Acuñaron una frase que todavía se suele oír: "Tiene más problemas que los Pérez García".

Era un programa muy popular que durante diez años se transmitió después de otros que también tenían gran audiencia: a las 19.30, "¡Qué pareja!", un programa humorístico con Blanquita Santos y Héctor Maselli; a las 19.45, un espacio musical con "Héctor y su Jazz"; a las 20, el "Glostora Tango Club" con prestigiosas orquestas de tango ejecutando música en vivo, y a las 20.15, "Los Pérez García", con el auspicio de Mejoral.

El programa se iniciaba con el sonido de un teléfono, al que siempre alguien contestaba diciendo "Sí amigos, esta es la casa de Los Pérez García".

Un día que era el cumpleaños de una locutora, Zabalúa dijo: "Sí, Susy, esta es la casa de los Pérez García", lo que provocó que desde entonces se modificara la apertura y se incluyera cada día uno o más nombres pues llegaban cientos de cartas de oyentes pidiendo ser nombrados.

En 1950 Fernando Bolin dirigió una película basada en este programa.

El programa era representado por actores que formaban parte del elenco estable de Radio El Mundo.

"Don Pedro", el jefe de la familia (Martín Zabalúa), su esposa, "Doña Clara" (Sara Prósperi), sus hijos "Luisa" (Perla Black, a quien siguieron Celia Juárez y Pepita Férez) y "Raúl" (Jorge Norton).

En 1947 se incorporó el personaje de "Mabel" (Nina Nino), que había ingresado en la casa como mucamita, pero que siempre fue tratada como una hija más; más adelante se convirtió en novia de "Raúl" y se casaron.

También estaba "Castilla" (Gustavo Cavero), compañero de trabajo en la compañía de seguros donde trabajaba "Don Pedro" y amigo de la familia, "Catalina" (Esperanza Otero), su esposa.

Al fallecer en forma repentina el 20 de noviembre de 1955 Martín Zabalúa, también lo hizo dentro de la ficción "Don Pedro" y cobra más relieve el personaje "Juan" (Alfredo Marino), un hermano de "Don Pedro" al que ayudaban ocasionalmente a salir de líos, pero que luego de la muerte de Martín Zabalúa sentó cabeza y se convirtió en "el tío Juan", que no sustituyó la figura de "Don Pedro" pero se convirtió en quien aportaba su experiencia junto con "Doña Clara".

Con el tiempo, "Raúl" y "Mabel" tuvieron a "Clarita" (Marta Patiño y también María de los Ángeles Ibarreta) y "Pedrito" (Martín Zabalúa nieto y Norberto Suárez).

Por su parte "Luisa" se casó com "Tito" (Julián Bourges), y ambos fueron padres de "Cachito" (Gloria Lopresti, luego Emilio Comte) y, más adelante, de "Alicita" (Marta Patiño).

En general al final de cada historia Martín Zabalúa con su voz profunda y grave daba una conclusión que debía extraerse de lo que había sucedido, a modo de moraleja.

Uno de los motivos de la popularidad del programa era que el oyente veía a los personajes como los de una familia común, con la que se sentían identificados, una familia que trataba de proceder conforme los valores establecidos, y que mostraban como no redituables las conductas de quienes se apartaban de tales reglas.

Tal el caso del personaje "Castilla", que en su anhelo de hacerse rico solía intentar negocios que siempre terminaban mal.

  


 

“La revista dislocada”

Fue un exitoso programa de sketches cómicos de radio y televisión, que se emitió, bajo distintos horarios, formatos y canales, entre los años 1952 y 1973.

El programa, de tintes marcadamente humorísticos, debutó en Radio Argentina en 1952 y su día y horario inicial era el domingo, entre las 12.30 y las 13.30.

Posteriormente, pasó a Radio Splendid y en 1959 se trasladó a Canal 7. Más tarde, se emitió por el Canal 13, emisora en la que permaneció hasta 1973 cuando fue prohibido bajo la dictadura de Alejandro Lanusse. ​

El creador del ciclo fue Délfor Dicásolo (1920-2013), con libretos del gran guionista humorístico Aldo Cammarota y del propio Délfor, bajo su seudónimo de Armando Libreto.

Délfor fue también un destacado actor, comediante, libretista y dibujante.

Como intérprete, participó en las películas Imitaciones peligrosas (1949), Disloque en Mar del Plata (1962), Disloque en el presidio (1965), Los caballeros de la cama redonda (1973) y Amigos para la aventura (1978). ​

El programa es considerado un auténtico semillero de estrellas que luego tendrían importantes trayectorias en el mundo del espectáculo argentino.

La locución estaba a cargo de Cacho Fontana y Rina Morán.

La orquesta del programa fue dirigida por Santos Lipesker y entre sus integrantes figuraban Lalo Schifrin, Horacio Malvicino, Roberto Grela y los hermanos Marafiotti. El maestro Ernesto Catalán estaba a cargo del sonido y efectos especiales.

El programa se recuerda entre los argentinos por haber popularizado la palabra «gorila», término informal con el que se aludía, por aquella época, a todas las personas que se consideraban antiperonistas.

Délfor recurrió a esta palabra, tomándola de "Mogambo", una película de John Ford con Clark Gable y Ava Gardner; el sketch en el que se pronunciaba la palabra comenzaba así:

- Lorenzo: "¡La situación era crítica!"

- Nativo con voz pusilánime imitando a Rafael Buono: "¡Jefe, jefe, istamos pirdidos!"

- Nativo de voz grave: "Deben sé lo gorila, deben sé; que andarán por ahi"

- Délfor: "Lorenzo!!!"

- Lorenzo: "¡Sí, soy Lorenzo, el explorador del casco repujado y el mirar profundo!"

La frase se transformó por entonces en un dicho enormemente popular: no solo provocó la aparición de una canción que vendió 60 000 copias en una semana, sino que dejó grabada una de las palabras con más peso simbólico de la historia política argentina.

 

 

La lectura del artículo puede brindar una información solamente objetiva sobre estos y otros tantos programas de radio que se emitían durante esos años.

Imposible resulta transmitir la enorme carga afectiva y emocional que se sienten al evocarlos hoy, setenta años después.

La inocencia de sus sanos argumentos y los valores morales que llegaban a la audiencia, ayudaron a conformar toda una generación basada en objetivos nobles y loables, dentro de un país que prometía encaminarse hacia un destino de grandeza.

Todos sabemos lo que lamentablemente ocurrió después, durante la segunda mitad del siglo XX y que continúa hasta hoy, a pesar de los grandes adelantos tecnológicos.

Creo que quienes tuvimos el placer de disfrutar de ese período, debemos transmitirlo a nuestros jóvenes para hacerles saber que con tan poco se puede transmitir tanto a quienes tienen la vida por delante.

 

 

Tony S  

 

0 comentarios

Comments


bottom of page