top of page

Inversiones mineras que esperan

La Nación, Mayo 2023.

Editado por Tony Salgado

 

“Según el Secretario de Minería de la Nación: “Una reciente encuesta dio un resultado inédito. Consultados sobre si están a favor o en contra de la actividad minera en el país, el 63% de los encuestados se manifestó a favor. Hay un cambio de paradigma. Es un momento esperanzador y desafiante para nosotros”.

Esa esperanza se apoya en un dato. Según una proyección de la Cámara Argentina de Empresas Mineras (CAEM), de concretarse algunos de los proyectos pendientes en el país, el sector podría generar inversiones por US$25.000 millones hacia 2030. Las exportaciones de litio, oro, plata y cobre se triplicarían, llegando a US$12.000 millones por año, una cifra que se acerca a la registrada por el complejo sojero, por ejemplo, que generó US$14.000 millones en 2023.

Pero para que la esperanza se concrete hace falta estabilidad. En el sector apuestan por la aprobación del Régimen de Incentivo para las Grandes Inversiones (RIGI), incluido en la Ley Bases, que plantea una serie de beneficios impositivos para inversiones de más de US$200 millones. La medida activaría la concreción de los proyectos mineros pendientes (180 en total, pero solo 22 en producción), favorecería el desarrollo del litio y del cobre (hoy, el más explotado es el oro) y acercaría nuevos jugadores al sector. Esto significaría un enorme impulso para la actividad, que en la actualidad emplea de manera directa e indirecta a 100.000 personas, y paga el segundo mejor salario promedio del país, por detrás del sector petrolero.

 

El boom del “oro blanco”

Las mayores expectativas están puestas sobre el litio. En los últimos años, la Argentina apuntaló su posicionamiento como uno de los principales referentes a nivel global. El país es el segundo con mayores recursos y el cuarto productor mundial después de Australia, China y Chile. Desde el sector proyectan inversiones por más de US$5000 millones en los próximos años.

La demanda despuntó empujada por los planes de transición energética y la tendencia hacia la electromovilidad. El litio es uno de los recursos necesarios para la fabricación de baterías. Diferentes automotrices le pusieron fecha de vencimiento a la producción de vehículos con motores diésel y nafteros, como Peugeot y Volvo, que fijaron los años 2025 y 2030, respectivamente.

El mapa del litio en la Argentina incluye un total de 49 proyectos, con sólo tres en fase de producción. Dos de ellos en Jujuy: uno en el Salar de Olaroz, operado por Arcadium Lithium; y otro en Cauchari-Olaroz, de la minera Exar, una compañía argentina conformada por Ganfeng Lithium, Lithium, y Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado. El otro está en Catamarca, en el Salar del Hombre Muerto, operado también por Arcadium Lithium.

A estos también se sumará en julio Eramine Sudamérica, creada por el grupo francés Eramet y por la siderúrgica china Tsingshan. Ubicado en el salar Centenario Ratones, en Catamarca, implicó un desembolso estimado de US$800 millones. Será la primera planta con el método de extracción directa, con un rendimiento superior de los proyectos convencionales, basados en piletas para la evaporación de la salmuera.

“Es un mercado volátil que se ve condicionado por la macroeconomía, en la  que impactan la guerra entre Rusia y Ucrania y los requerimientos de la Unión Europea para el fomento de la electromovilidad. La transición es un hecho: todos tenemos un celular con una batería que lleva litio”.

Según Franco Mignacco, presidente de Exar: “Si bien el precio del litio tuvo una baja significativa desde 2023, las expectativas y proyecciones siguen siendo muy positivas. Hoy se mueven entre 600.000 y 700.000 toneladas de litio en el mundo, y en los próximos 10 años, la demanda se triplicará”.

Según Hersen Porta, de Arcadium Lithium: “En los próximos dos años, incrementaremos nuestra capacidad neta de producción a cerca de 95.000 toneladas anuales. La Argentina va rumbo a convertirse en el tercer productor mundial de litio”.

Argentina integra el “triángulo del litio”, junto con Chile y Bolivia, una región que posee salares con grandes niveles de concentración del mineral, que representa el 68% de las reservas a nivel global. En 2022 Jujuy, Salta y Catamarca conformaron el Comité Regional del Litio para facilitar la llegada de inversiones y desarrollar la cadena de valor del recurso.

 

 

 

El oro y la eterna promesa

Pero no es solo el litio el que empuja la producción minera actual. En 2023, según datos de la secretaría de Minería, las exportaciones del sector generaron US$4023 millones. Y fue el oro, beneficiado últimamente por una cotización alcista, el metal más extraído: significó el 75% de las exportaciones. El litio explicó el 21% y el resto de los minerales el 4%.

En el país hay 46 proyectos de explotación de oro y 12 minas en producción: seis en la provincia de Santa Cruz, tres en Jujuy, dos en San Juan y una en Catamarca. Las empresas son canadienses, como Patagonia Gold, Pan American Silver, Cerrado Gold, Fortuna Silver y Barrick, que a su vez opera con la china Shandong Gold Mining. El proyecto conjunto de Barrick y Shandong, la mina sanjuanina Veladero, es uno de los 25 más grandes del mundo.

Sin embargo, Veladero tiene una vida útil de la mina que se encuentra en la parte descendente de la pendiente. Es necesario entonces avanzar en proyectos de exploración. El CEO global de Barrick anunció la extensión del proyecto por 10 años más. Desde su puesta en producción, en 2005, Veladero exportó más de US$14.000 millones; y se prevé que acumule inversiones por US$610 millones para la extensión de su vida útil. “El anterior Gobierno no estaba funcionando. Cuando le tenés que pagar toda la plata que hacés al Estado… Ahora, estamos contentos con que el nuevo Gobierno aprecie el valor de las inversiones. La Argentina lo tiene todo. No debería tener pobreza. En mi opinión, la pobreza es el mayor riesgo para las generaciones futuras. Y en este contexto es muy importante reconocer el valor de la minería”.

 

El cobre y sus perspectivas

Más allá de Veladero y del oro, Barrick y Shandong tienen un proyecto en etapa avanzada, también en San Juan, para la explotación de cobre, el metal más estratégico del planeta, porque es irreemplazable. El cobre es también la eterna promesa de la Argentina, por la esperanza que suscita Chile. El país trasandino genera exportaciones de cobre por más de US$56.000, “y la cordillera es la misma”, como suelen decir en el sector minero argentino.

Otra empresa con un proyecto de explotación de cobre en San Juan es la canadiense McEwen Mining. Según su vicepresidente: “La mina significaría una inversión inicial de US$2500 millones. Si Argentina genera un clima de estabilidad, la explotación de cobre podría generar exportaciones por US$10.000 millones”. 

Actualmente hay una mina de cobre en producción en Jujuy. Y son 22 los proyectos existentes de exploración y evaluación, en las provincias de San Juan, Catamarca, Jujuy, Salta y Río Negro. Seis de ellos, en una etapa de desarrollo avanzada.


 

Los nuevos jugadores

El negocio minero en Argentina seduce también a jugadores locales de otros rubros, que empezaron a poner unas fichas en negocios como el litio y el cobre, y en otros con menos “prensa”, como el potasio o el carbonato de sodio.

Un año atrás, YPF anunció la puesta en marcha de su primer proyecto de explotación de litio junto con la empresa provincial de Catamarca Camyen. Por el momento, el proyecto está en la etapa de exploración para identificar el potencial y el contenido de litio en un terreno de 20.000 hectáreas ubicadas en Fiambalá.

José Luis Manzano es otro empresario que está apostando fuerte a la minería. El actual dueño de Edenor acaba de quedarse con una serie de áreas para explorar potenciales reservas de oro, plata y cobre en San Juan, lo que se suma al proyecto millonario que lleva adelante en Mendoza para reanudar las operaciones de una planta de fertilizantes de potasio. “Sin metales no hay transición energética”. aseguró el exdiputado del PJ en una entrevista que concedió en Londres.

En la lista también se quiere anotar Pan American Energy (PAE). La petrolera de Bulgheroni le presentó al gobierno de Catamarca un plan de inversión para desarrollar litio. Por su parte, Cristóbal López anunció un desembolso de US$250 millones para ampliar Alpat en San Antonio Oeste (Río Negro), la única planta que produce carbonato de sodio en el país, un insumo clave en los procesos de separación del litio de las salmueras que incluyen el metal.

Sin embargo, no todas las ramas de la minería están pasando por un buen momento. La producción nacional de rocas (los “picapiedras”), con presencia en Córdoba y Buenos Aires, en especial cemento y cal, fundamentales para la construcción, está en un 17% de su capacidad. La suspensión de la obra pública nacional fue una catástrofe para la actividad y esta rama se encuentra en una situación muy compleja”.

 

 

La lectura de este artículo me generó un gran optimismo, a pesar de que ya tenía un conocimiento superficial del tema, y que está basado una vez más en las enormes posibilidades que nuestro país posee, pero inexplicablemente sin explotar aún.

 Ningún ser racional que vive en el exterior se puede explicar cómo un país tan rico como el nuestro, con tantos recursos naturales, entre ellos los mineros, tenga a la mitad de su población por debajo de la línea de la pobreza.

Quienes vivimos aquí, lamentablemente, sabemos la respuesta, pero a veces procuramos guardar silencio para evitar sentir vergüenza ajena. La corrupción generalizada y la falta de reglas claras, seguras y que no se cambien según la conveniencia de cada gobierno, se llevan las palmas en dicha explicación.

Quiera Dios que esta vez sea la vencida y podamos dar señales al mundo de que comenzamos a transitar un camino de estabilidad y desarrollo, estable y duradero.

Cuentan que después que Dios creó al mundo, los europeos se le fueron a quejar enfáticamente, cuestionándolo por haber sido tan injusto, ya que ellos eran muchos habitantes y estaban hacinados en un territorio muy pequeño y sin riquezas naturales; mientras que en Argentina ocurría todo lo contrario. Y Dios, luego de escucharlos pacientemente, les contestó: “Esperen, muchachos, esperen, que todavía no puse a los argentinos…”  

 

Tony Salgado

0 comentarios

Comments


bottom of page