Contundente mensaje del Papa Francisco

En marzo de 2013 una inesperada noticia conmovió al mundo cristiano, en particular al católico. En el cónclave que debía designar al sucesor de Benedito XVI se buscaba el equilibrio interno eclesial, pero reconociendo a las nuevas congregaciones de los países emergentes; el motor para su futuro. No se descartaban sorpresas en las votaciones. Y la sorpresa ocurrió.

Un “cura del fin del mundo” había sido nombrado papa. Francisco sería el nombre elegido por el papa Jorge Mario Bergoglio, Arzobispo Primado de Argentina. Como compatriota suyo sentí un gran orgullo: un argentino debía conducir los destinos de 1400 millones de feligreses. Desde entonces he seguido su actuación, con sus claros y oscuros. Pero debo reconocer que nada me sorprendió tanto gratamente como el documento siguiente, por lo que quise compartirlo contigo.


El papa Francisco arremetió contra los grandes medios de comunicación.

El Destape. octubre, 2021



La máxima autoridad del Vaticano publicó un sentido mensaje en las redes sociales, con una variedad de pedidos a los grupos concentrados de poder.


"Es imprescindible ajustar nuestros modelos socio-económicos para que tengan rostro humano, porque tantos modelos lo han perdido. Pensando en estas situaciones, quiero pedirles en nombre de Dios:

A los medios de comunicación, pido que terminen con la lógica de la postverdad, la desinformación, la difamación, la calumnia y esa fascinación enfermiza por el escándalo y lo sucio; y que busquen contribuir a la fraternidad humana.

A los grandes laboratorios, pido que liberen las patentes. Tengan un gesto de humanidad y permitan que todo ser humano tenga acceso a las vacunas.

A los grupos financieros y organismos internacionales de crédito, pido que permitan a los países pobres garantizar las necesidades básicas de su gente y condonen esas deudas tantas veces contraídas contra los intereses de esos mismos pueblos.

A las grandes corporaciones mineras, petroleras, forestales, inmobiliarias, agronegocios, pido que dejen de destruir la naturaleza, dejen de contaminar, dejen de intoxicar los pueblos y los alimentos.

A las grandes corporaciones alimentarias, pido que dejen de imponer estructuras monopólicas de producción y distribución que inflan los precios y terminan quedándose con el pan del hambriento.

A los fabricantes y traficantes de armas, pido que cesen totalmente su actividad, una actividad que fomenta la violencia y la guerra, y muchas veces en el marco de juegos geopolíticos que cuestan millones de vidas y de desplazamientos.

A los gigantes de la tecnología, pido que dejen de explotar la fragilidad humana, las vulnerabilidades de las personas, para obtener ganancias.

A los gigantes de las telecomunicaciones, pido que liberen el acceso a los contenidos educativos y el intercambio con los maestros por internet para que los niños pobres también puedan educarse en contextos de cuarentena.

A los países poderosos, pido que cesen las agresiones, bloqueos, sanciones unilaterales contra cualquier país en cualquier lugar de la tierra. Los conflictos deben resolverse en instancias multilaterales como las Naciones Unidas.

A los gobiernos y a todos los políticos, pido que trabajen por el bien común. Cuídense de escuchar solamente a las elites económicas y sean servidores de los pueblos que claman por tierra, techo, trabajo y una vida buena en armonía con toda la humanidad y con la creación.

A todos los líderes religiosos, pido que nunca usemos el nombre de Dios para fomentar guerras. Estemos junto a los pueblos, a los trabajadores, a los humildes y luchemos junto a ellos para que el desarrollo humano integral sea una realidad. Tendamos puentes de amor".


Sé que muchos descreen y con motivos valederos, del verdadero poder del papa en nuestro mundo real. También reconozco que la actuación eclesial desde mediados del siglo pasado no ha sido buena y que ella ha sido la causa de que millones de feligreses dejaran de practicar la fe o se convirtieran a otros dogmas, atraídos por sus propuestas más adecuadas a nuestra realidad. No obstante todo lo anterior, creo que pronunciamientos tan claros y contundentes por parte nuestro papa fijan su posición, que comparto plenamente, con respecto a los cambios requeridos a los principales actores sociales para el beneficio de la humanidad.

Ojalá haya muchos más mensajes de este tipo, que las acciones acompañen a las palabras, y que ello sea motivo para convocar nuevamente al mundo católico a practicar activamente nuestra fe.

Si creés que esto es aplicable a ti, me gustaría saber tu opinión al respecto y quiero darte las gracias por el tiempo dedicado a la lectura de este artículo.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo