Conflictos por las migraciones

Moisés Naím

Columnista y analista sobre economía y política. Premio Ortega y Gasset en 2011.

“Esta pandemia es una terrible agresión contra todos nosotros.

Pero antes de que llegara, ya había tendencias globales en marcha que son aún más amenazantes, que han seguido moldeando al mundo durante esta crisis y continuarán cuando amaine.

Una peligrosa es el calentamiento global.

Sus manifestaciones son cada vez más devastadoras y los datos de los científicos cada vez más alarmantes.

Pero más alarmante aún es la incapacidad de los Gobiernos del mundo para enfrentar la crisis climática.

Quizás los historiadores del futuro calificarán la actual pandemia como un ensayo general para los accidentes climáticos que sacudirán el planeta.

Otra tendencia de estos tiempos es la agudización en ciertos países de la desigualdad económica.

Siempre ha existido, pero se ha venido agravando y la covid-19 la va a acelerar.

Coincide además con una mayor intolerancia social y política hacia la distribución de ingresos, lo que exacerba la polarización, paraliza gobiernos y debilita democracias.

La rivalidad geopolítica entre Estados Unidos y China es otra importante tendencia.

Las dos superpotencias compiten ferozmente por el control de los mercados, las finanzas, las tecnologías, las grandes empresas, los organismos internacionales, los océanos, el espacio, la información y la supremacía militar.

El resto del mundo no tendrá el lujo de ser un pasivo espectador de esta contienda.

Y nunca hay que olvidar la demografía.

La lista de los 10 países más poblados para el año 2050 es muy reveladora.

La India tendrá más habitantes que China, Nigeria estará en tercer lugar (hoy está en el séptimo), y Rusia y México habrán desaparecido de la lista.

De los 10 países que a mediados de siglo tendrán más gente, cinco son asiáticos, tres están en África, Brasil es el único latinoamericano y Estados Unidos el único rico de la lista.

Los cambios en la estructura demográfica del mundo fomentarán la inestabilidad internacional e intensificarán los conflictos creados por las migraciones.

Obviamente, todo lo anterior es solo un bosquejo incompleto de algunas tendencias que moldearán el mundo.

Igual de obvio es que no todos los cambios que se avecinan son amenazantes. También los hay positivos y esperanzadores.

Pero antes de celebrar los positivos, hay que asegurar que estas amenazas no vayan a ser más devastadoras que el coronavirus”.

De lo anterior rescato tres puntos.

Existen indicadores globales que anticipan las desgracias que ocurrirán años después. La comunidad científica-política-económica debe estar atenta a su aparición y monitoreo para advertir a los organismos internacionales competentes sobre los riesgos asociados y dar el tiempo necesario para hacerles frente cuando ocurran.
Conociendo las proyecciones sobre el crecimiento de habitantes por países, debemos focalizarnos primariamente en aquellos que encabezarán la lista dentro de pocas décadas. Muchos de ellos tienen actualmente serios problemas sociales, por lo que se deberán prever e implementar a partir de ahora los mecanismos de compensación necesarios para que puedan afrentar dicho crecimiento.
Sobre el cambio climático mucho se ha discutido y conversado ya a nivel internacional. Los objetivos planteados para el 2050 son muy agresivos, y todavía no se puede apreciar un avance importante para alcanzarlos. Estamos a tiempo, pero no nos sobra nada.

Si estás de acuerdo con esta conclusiones, pensás que podrías contribuir en alguna de ellas y te gustaría hacerlo? Podes responder en los comentarios abajo. Los estaré leyendo.


Con cariño publico este contenido para ustedes,

Tony


13 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo