top of page

China y su futuro (III de III)

por Tony Salgado

 


Desde 2011 hasta hoy. El cambio de paradigma

 

Xi Jinping​ (Pekín, 1953) es un político e ingeniero químico chino. Es el actual presidente de la República Popular China desde 2013, además de secretario general del Comité Central del Partido Comunista presidente de la Comisión Militar Central desde noviembre de 2012. ​

Xi es el primer secretario general del PCCh nacido después del establecimiento de la República Popular China. Desde que asumió el poder, Xi ha introducido medidas de gran alcance para reforzar la disciplina del partido e imponer la unidad interna. Su campaña anticorrupción llevó a la caída de prominentes funcionarios del PCCh en ejercicio y retirados.

También ha promulgado y promovido una política exterior más agresiva, particularmente con respecto a las relaciones con Estados Unidos, la línea de nueve guiones en el Mar de China Meridional, la disputa fronteriza chino-india y el estatus político de Taiwán. Ha buscado expandir la influencia africana y euroasiática de China a través de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Se reunió con el presidente taiwanés Ma Ying-jeou en 2015, la primera vez que los líderes de la RPC y la República de China se reunieron, aunque las relaciones se deterioraron después de que el Partido Democrático Progresista (DPP), ganara las elecciones presidenciales en 2016.

Respondió a la pandemia de COVID-19 en China continental con un enfoque de cero COVID desde enero de 2020 hasta diciembre de 2022, y luego cambió hacia una estrategia de mitigación.

También supervisó la aprobación de una ley de seguridad nacional en Hong Kong, que reprime a la oposición política en la ciudad, especialmente a los activistas prodemocracia.

A menudo descripto como un dictador por observadores políticos y académicos, el mandato de Xi ha incluido un aumento de la censura y la vigilancia masiva, el deterioro de los derechos humanos, incluido el internamiento de un millón de personas en Sinkiang, un culto a la personalidad en torno a Xi.

Sus ideas y principios políticos, conocidos como el Pensamiento Xi Jinping, se han incorporado a las constituciones nacionales y del partido, y ha enfatizado la importancia de la seguridad nacional y la necesidad de un liderazgo del PCCh sobre el país.

Como figura central de la quinta generación de líderes de la República Popular China, ha centralizado el poder institucional asumiendo múltiples cargos, incluida la presidencia de la Comisión de Seguridad Nacional y los nuevos comités directivos sobre reformas económicas y sociales, reestructuración y modernización militar e Internet. Él y el Comité Central del PCCh aprobaron una "resolución histórica" en noviembre de 2021, la tercera resolución de este tipo después de Mao Zedong y Deng Xiaoping.

En octubre de 2022, Xi se aseguró un tercer mandato como secretario general del PCCh, el segundo líder del PCCh en hacerlo después de Mao, y en marzo de 2023 fue reelegido presidente de Estado para un tercer mandato, el primer jefe de Estado en hacerlo.

Tras esto declaró que sus principales metas serían fortalecer la nación, elevar el nivel de vida de la población y acabar con la corrupción en los distintos niveles gubernamentales. ​

En 2015, China, donde la contaminación atmosférica causaba varios cientos de miles de muertes cada año, decidió iniciar una guerra contra la contaminación.

Las energías verdes, como turbinas eólicas y paneles fotovoltaicos, empezaron a desarrollarse de forma masiva. El país se comprometió a plantar el bosque artificial más grande del mundo, llamado la Gran Muralla Verde, para el año 2050. ​

Las concentraciones medias de partículas finas en las ciudades chinas disminuyeron un 12% entre 2017 y 2018, pero seguían estando muy afectadas. El país anunció que a partir de enero de 2018 no aceptaría más residuos plásticos del extranjero, negándose así a ser el «cubo de basura del mundo». Las importaciones de plástico cayeron de 600.000 toneladas por mes en 2016 a 30.000 toneladas en 2018, según un informe de Greenpeace. ​

En marzo de 2018 el Comité Central del Partido Comunista de China votó a favor de la reforma de la Constitución que permitirá a Xi Jinping presentarse indefinidamente a la reelección, acabando con el límite de dos mandatos que se encontraba en vigor. ​En marzo de 2023 fue reelegido para un tercer mandato, por lo que por ahora será presidente de China hasta 2028. ​

Su administración ha supervisado más restricciones de Internet impuestas en China, y se describe como "más estricta en todos los ámbitos" en cuanto a la libertad de expresión que las administraciones anteriores. ​

Ha adoptado una postura muy firme para controlar el uso de Internet dentro de China, incluidos Google y Facebook, abogando por la censura de Internet en el país bajo el concepto de soberanía de Internet. La censura de Wikipedia también ha sido estricta; en 2019, todas sus versiones fueron bloqueadas. Del mismo modo, la situación de los usuarios de Weibo se ha descrito como un cambio del temor a que se eliminen publicaciones individuales o, en el peor de los casos, de la cuenta, al temor a ser arrestados.  ​

Una ley promulgada en 2013 autorizó una pena de tres años de prisión para los blogueros que compartieran más de 500 veces cualquier contenido considerado "difamatorio". El Departamento Estatal de Información de Internet convocó a un grupo de blogueros influyentes a un seminario en el que se les indicó que evitaran escribir sobre política, el PCCh o hacer declaraciones que contradijeran las narrativas oficiales. Muchos blogueros dejaron de escribir sobre temas controvertidos, y Weibo entró en declive, con gran parte de sus lectores cambiando a usuarios de WeChat que hablaban a círculos sociales muy limitados. En 2017, el gobierno ordenó a los operadores de telecomunicaciones en China que bloquearan el uso de redes privadas virtuales (VPN) por parte de las personas.   ​

Xi fue visto inicialmente como un reformista del mercado,​ y el Tercer Pleno del XVIII Comité Central bajo su mando anunció que las "fuerzas del mercado" comenzarían a desempeñar un papel "decisivo" en la asignación de recursos.  

Esto significaba que el Estado reduciría gradualmente su participación en la distribución del capital y reestructuraría las empresas estatales de China para permitir una mayor competencia, potencialmente atrayendo a actores extranjeros y del sector privado en industrias que anteriormente estaban altamente reguladas.

Esta política tenía por objeto hacer frente a la abultada situación del sector estatal, que se había beneficiado indebidamente de una ronda anterior de reestructuración mediante la compra de activos a precios inferiores a los del mercado, activos que ya no se utilizaban de forma productiva.

También lanzó la Zona de Libre Comercio de Shanghái, que fue vista como parte de las reformas económicas. Sin embargo, los expertos dijeron que la promesa de Xi de reformas económicas se iba a estancar. Estalló luego la burbuja bursátil china, lo que llevó a Xi a utilizar las fuerzas estatales para solucionar el problema.  

Desde 2012, el valor de las principales empresas cotizadas de China ha aumentado considerablemente. Xi también ha supervisado la relajación de las restricciones a la inversión extranjera directa (IED) y el aumento de las tenencias transfronterizas de acciones y bonos. ​


 

Ha aumentado el control estatal sobre la economía de China, expresando su apoyo a empresas tanto estatales como privadas.

El control de las empresas estatales por parte del PCCh ha aumentado durante el mandato de Xi, aunque también se han dado algunos pasos limitados hacia la liberalización del mercado, como el aumento de la propiedad mixta de las empresas.

Bajo su mandato los "fondos de orientación del gobierno", fondos de inversión público-privados creados por o para organismos gubernamentales, han recaudado más de 900 mil millones de dólares para la financiación anticipada de empresas que trabajan en sectores que el gobierno considera estratégicos. 

Xi también ha definido personalmente como un objetivo clave la erradicación de la pobreza extrema a través de un "alivio específico". En 2021, declaró una "victoria completa" sobre la pobreza extrema, diciendo que casi 100 millones de personas habían salido de la pobreza bajo su mandato, aunque algunos expertos dijeron que el umbral de pobreza de China era relativamente más bajo que el establecido por el Banco Mundial

En 2020, dijo que China todavía tenía 600 millones de personas que vivían con menos de 1000 yuanes (140 dólares) al mes, aunque The Economist afirmó que la metodología utilizada era defectuosa, ya que la cifra tomaba los ingresos combinados, que luego se dividían en partes iguales. ​

La economía de China ha crecido bajo el mandato de Xi, y el PIB en términos nominales se ha duplicado con creces, pasando de 8,53 billones de dólares en 2012 a 17,73 billones de dólares en 2021, mientras que el PIB nominal per cápita de China superó la media mundial en 2021​, aunque la tasa de crecimiento se ha ralentizado del 7,9 % en 2012 al 6 % en 2019. 

 Xi ha subrayado la importancia de un "crecimiento de alta calidad" en lugar de un "crecimiento inflado", declarando que China se centrará en la calidad del crecimiento económico y que ha abandonado una estrategia de crecimiento a toda costa, a la que Xi se refiere como "heroísmo del PIB". 

​ Su administración llevó a cabo una campaña de desendeudamiento, buscando frenar y reducir la cantidad insostenible que China había acumulado durante su crecimiento económico. Aunque la relación deuda total del sector no financiero de China en relación con el PIB alcanzó un récord del 270% en 2020 durante la crisis de la COVID-19, cayó a 262% en 2021 antes de volver a subir hasta el 273% en 2022, principalmente debido a la presión ejercida por la política de cero COVID sobre las finanzas locales. ​

Su administración de Xi ha promovido el plan "Made in China 2025" que tiene como objetivo hacer que China sea autosuficiente en tecnologías clave, aunque públicamente restó importancia a este plan debido al estallido de una guerra comercial con Estados Unidos. Desde el comienzo de esta guerra en 2018, Xi ha reavivado los llamamientos a la "autosuficiencia", especialmente en materia de tecnología. 

El gasto interno en investigación y desarrollo ha aumentado significativamente bajo el mandato, superando el total de la Unión Europea (UE) y alcanzando un récord de 564 mil millones de dólares. En 2021 su administración ha asignado más de 186 mil millones de dólares para apoyar los esfuerzos de China por lograr la independencia de los semiconductores. Su gobierno también ha apoyado a empresas tecnológicas como Huawei a través de subvenciones, exenciones fiscales, facilidades de crédito y otras formas de asistencia, lo que ha permitido su ascenso, pero también ha llevado a contramedidas por parte de Estados Unidos.

Xi también ha participado personalmente en el desarrollo de Xiong'an, una nueva área anunciada en 2050, planeada para convertirse en una importante metrópolis cerca de Beijing y Tianjin, con el aspecto de una "ciudad socialista moderna". ​

La prosperidad común es un requisito esencial del socialismo y una característica clave de la modernización al estilo chino, una riqueza tanto en la vida material como en la espiritual, al alcance de todos.

Desde 2021, Xi ha promovido el término "prosperidad común", definido como un "requisito esencial del socialismo", descripto como riqueza para todos y que, según dijo, implicaba ajustes razonables en el exceso de ingresos. 

Pero la prosperidad común se ha utilizado también como justificación para medidas represivas y regulaciones a gran escala hacia los "excesos" percibidos de varios sectores, sobre todo las industrias tecnológicas y de tutoría. 

Los ejemplos de acciones tomadas contra las empresas tecnológicas han incluido multas a grandes empresas tecnológicas y la aprobación de leyes como la Ley de Seguridad de Datos.

China también prohibió a las empresas privadas de tutoría obtener ganancias y enseñar el programa escolar durante los fines de semana y días festivos, destruyendo efectivamente toda la industria. 

También abrió una nueva bolsa de valores en Pekín dirigida a las pymes, como otra parte de su campaña de prosperidad común.  ​

Se formó una nueva Comisión de Seguridad Nacional con Xi a la cabeza, y también el Grupo Directivo Central para la Profundización Integral de las Reformas, otro órgano ad hoc de coordinación de políticas, el que se convirtió en una comisión para supervisar la implementación de la agenda de reformas. 

Denominadas "reformas integrales de profundización", se decía que eran los más importantes desde la gira por el sur de Deng Xiaoping en 1992.

El pleno también anunció reformas económicas y resolvió abolir el sistema de "reeducación por el trabajo".

En 2016, una política de dos hijos reemplazó a la política de un solo hijo, que a su vez fue reemplazada por una política de tres hijos en mayo de 2021. En julio de 2021, se eliminaron todos los límites de tamaño de la familia, así como las sanciones por excederlos.  ​

Xi ha adoptado una línea más dura en cuestiones de seguridad, así como en asuntos exteriores, proyectando una China más nacionalista y asertiva en el escenario mundial. 

Su programa político aboga por una China más unida y segura de su propio sistema de valores y estructura política. 

Los analistas y observadores extranjeros han dicho con frecuencia que el principal objetivo de la política exterior de Xi es restaurar la posición de China en el escenario mundial como una gran potencia. 

Xi aboga por un "pensamiento de referencia" en la política exterior de China: establecer líneas rojas explícitas que otros países no deben cruzar. Desde la perspectiva china, estas posturas firmes sobre cuestiones básicas reducen la incertidumbre estratégica, evitando que otras naciones juzguen erróneamente las posiciones de China o subestimen su determinación de hacer valer lo que percibe como de su interés nacional. 

Xi declaró durante el XX Congreso Nacional del PCCh que quería asegurarse de que China "lidere el mundo en términos de fuerza nacional compuesta e influencia internacional" para 2049.  ​

Xi ha promovido la "diplomacia de los grandes países", afirmando que China ya es una "gran potencia" y rompiendo con los líderes chinos anteriores que tenían una diplomacia más cautelosa. ​

Ha adoptado una postura de política exterior de línea dura llamada «diplomacia del guerrero lobo», mientras que sus pensamientos de política exterior se conocen colectivamente como «Pensamiento de Xi Jinping sobre la diplomacia». 

En 2021, dijo que «Oriente está subiendo y Occidente está disminuyendo», diciendo que el poder del mundo occidental estaba en declive y su respuesta a la Pandemia de COVID-19 era un ejemplo de ello, y que China estaba entrando en un período de oportunidades debido a ello. 

Xi ha aludido con frecuencia a una "comunidad con un futuro compartido para la humanidad", lo que los diplomáticos chinos han dicho que no implica una intención de cambiar el orden internacional​, pero que los observadores extranjeros dicen que  pretende un nuevo orden que la ponga más en el centro. Bajo el mandato de Xi, China, junto con Rusia, también se ha centrado en aumentar las relaciones con el Sur Global para mitigar el efecto de las sanciones occidentales”. ​

 

Y en el último decenio…  ¿Qué sorpresa, no?  Nadie lo vio venir, creo yo.

Ese profesional químico de aspecto apacible, bonachón, muy mesurado y con una sonrisa a flor de piel, no despertaba precisamente grandes expectativas en cuando a sus dotes de gran caudillo.

Sin embargo, a poco de acceder al poder ya se había absorbido al PCCh y transformado en el centro absoluto del poder chino, el que ha ido incrementando año tras año hasta nuestros días.

Se propuso ubicar a China en el primer puesto en la economía a nivel mundial siguiendo su cultura milenaria, para lo cual comenzó por abrirse a él como nunca antes había ocurrido, permitiendo que nos enteráramos de las dimensiones que tenía ese  monstruo dormido.

Vimos así como en tan solo una década su PBI se duplicó, algo que quemó las teorías de muchos afamados economistas, alguno liberales y otros, no tanto.

También presenciamos como la llamada “prosperidad socialista y común” podía ser una realidad y no solo una ficción, aunque seguramente estuviera matizada por algunos “retoques” que desconocemos.

Aunque en su país se generó el virus Sars-Cov-2V, responsable del Coronavirus que azotó nuestro planeta en 2020, se dio maña para intentar demostrar al mundo cuán eficiente había sido China en su gestión para neutralizarla, lo que no logró debido a la razonable incertidumbre sobre la validez de sus datos. De todos modos, lo que quedó en claro fue su poderío total sobre la información y la imagen que se deja traslucir al mundo.     

La incipiente industria al comienzo de su gestión se transformó en la referencia mundial, instalándose el “Made in China”.

Hoy dudamos sobre la fecha en que su economía superará a la de USA para convertirse en la primera potencia, pero lo que nos resulta clara es que sí, que lo hará; y que su nombre quedará grabado para la posteridad china como el gran caudillo que lo permitió.

Final del cuento. Si te gustó, podés hacérmelo saber en el Blog. Ello me animará a encarar otras historias semejantes. Gracias y un abrazo.  

 

Tony Salgado

0 comentarios

Comments


bottom of page