Velocidades inimaginables de internet sobre fibra óptica

Los cambios que se producen en el mundo de las comunicaciones alcanzan en la actualidad magnitudes exponenciales, nunca vividas anteriormente, merced al continuo avance de las nuevas tecnologías de información (TI).

Creo que a esta altura ya nada puede sorprendernos y que todo paradigma que pretenda, ilusoriamente, instalarse en nuestro ser tiene una vida muy corta.

En efecto, presenciamos el reemplazo de nuevos productos lanzados al mercado hace no mucho tiempo por otros modelos o versiones de última generación, que provocan la obsolescencia de los anteriores y su inexorable destino de deshecho.

Teniendo en cuenta la situación anterior, no obstante, no dejan de llamar nuestra atención algunos artículos que, como el siguiente, nos siguen impactando por las dimensiones que representan.

A 319 terabits: Japón rompió el récord mundial de velocidad de Internet sobre fibra óptica

La Nación, 2021


“El hito tecnológico permitirá conocer los procedimientos necesarios para mejorar la actual infraestructura cableada de fibra óptica, dijo el Instituto Nacional de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (NICT).

Un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (NICT) del Japón acaba de registrar una velocidad de transferencia por Internet récord de 319 terabits por segundo (Tbps), un hito que duplica la marca registrada en agosto de 2020, de unos 178 Tbps. Como referencia, este tipo de conexiones permitiría realizar una descarga de 7000 películas de alta definición en tan solo un segundo.

Este récord de velocidad se alcanzó desde una línea de fibra óptica de unos 3000 kilómetros de extensión, compatible con la actual infraestructura global de cableado terrestre y submarino. De esta forma, los avances anunciados por los investigadores del NICT permitirían cambiar por completo el escenario actual de los servicios de conectividad.

Las velocidades actuales para las conexiones hogareñas van desde los 10 Mbps a los 10 Gbps en el caso de los servicios de fibra óptica domiciliaria, mientras que organismos como la NASA emplea conexiones de unos 400 Gbps. El anterior récord, registrado por University College London junto a las empresas Xtera y KDDI Research, logró una transmisión de datos de 178 terabits por segundo, una velocidad a la que sería posible descargar toda la biblioteca de Netflix en menos de un segundo.

En este caso, para duplicar esta capacidad, los investigadores del NICT utilizaron una red de fibra óptica de cuatro núcleos, pero sin alterar el diámetro utilizado en los actuales cableados, que solo utilizan un núcleo, una modalidad que permitió reducir la distorsión en transferencias de datos en largas distancias. A su vez, la velocidad alcanzada fue posible gracias a un proceso experimental de transmisión con láser combinado con amplificadores desarrollados con tulio y erbio.

Con este prototipo de conexión, el NICT planea llevar al límite las conexiones de fibra óptica, el recurso de infraestructura vital utilizado para sostener los servicios de centros de datos instalados en todo el mundo. A su vez, es una tecnología que permitirá responder la creciente demanda de servicios digitales que cada vez exigen un mayor ancho de banda. “A su vez, planeamos avanzar con nuestras investigaciones para ampliar el alcance de la transmisión a distancias transoceánicas”, dijeron los investigadores en la documentación técnica publicada en la última edición de la última edición de la conferencia internacional sobre comunicaciones basadas en fibra óptica, realizada de forma virtual del 6 al 11 de junio.”


Luego de asombrarse profundamente con este artículo, este humilde lector solo se permite agregar unas pocas reflexiones.

¡Qué difícil es prever cómo será el mundo de nuestros hijos y nietos!; y solo asomar nuestra cabecita a él, nos provoca un gran shock...

Cómo si lo anterior fuera poco, déjenme compartirles que ya se está hablando de tecnologías de transferencia de información del orden de varios petabites por segundo. Un peta equivale a mil teras, y lo que nos asombra del artículo anterior representaría… ¡tan sólo 0,3 petas por segundo!

Y para rematarnos, por otro carril avanza la computación cuántica, que daría por tierra con la computación actual basada en los bits, al utilizar los qubits, un concepto infinitamente más poderoso y virtualmente ilimitado, en el que recién estamos dando nuestros primeros pasos.

Nos queda un consuelo. Así como nuestros padres y abuelos tuvieron que asimilar la irrupción de la electricidad, los automotores, los aviones, la televisión y la computación, entre otras brujerías y en tan solo un siglo, el mismo desafío tendrán nuestros descendientes durante el siglo XXI para incorporar a sus vidas estos cambios.

Esto opina un servidor, humilde e incesante lector de artículos, revistas y libros. Pero lo que más me interesa saber es:


¿Qué pensás vos de todo esto? ¿vale la pena gastar energía en intentar descifrar este incierto futuro y por qué?... o, es mejor vivir nuestro aquí y ahora y dejar que el tiempo se encargue del resto.

¿Qué hacer para que nuestros hijos y nietos lleguen mejor preparados para lidiar con estos desafíos? ¿Darles la mejor educación, enseñarles el valor de la ética y el compromiso personal, desconfiar de los paradigmas? Está en tus manos decidir.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo