Una obra maestra única

El siguiente artículo que encontré en el periódico El Universal, llamó poderosamente mi atención y mi deseo de compartirlo con ustedes que, ¡creo que también lo hará!

Aquí se los presento…


Nuestra sabia naturaleza

El Universal

Junio 2021


El aro gigante o bunga bangkai, del indonesio; en la clasificación científica Amorphophallus titanum o falo amorfo titánico, es una planta herbácea llamada a veces también "la flor más grande del mundo".

Fue descubierta en 1878 en la selva de Sumatra por el botánico italiano Odoardo Beccari, y el primer ejemplar cultivado se logró en el Reino Unido en 1889.


Su floración es un acontecimiento, pues sólo lo hace tres o cuatro veces en los cuarenta años que suele vivir la planta. Una vez que comienza a aparecer, crece a un ritmo de 10 cm por día durante casi un mes. Después de esto, la flor sólo vive durante tres días.


Las flores son fluorescentes, verdes por fuera y de un rojo intenso por dentro y se abren formando una estructura acampanada, con un pistilo amarillo en la zona inferior y las flores masculinas en la superior.


Para evitar la autopolinización las flores masculinas se abren un día más tarde que las femeninas. La flor polinizada se transforma luego en una baya roja o amarilla, de forma globosa. Llegan a superar los 100 kilogramos de peso.


Los mayores especímenes cultivados hasta el momento son los de los jardines botánicos de:

Bonn (Alemania), 2003: 2,74 m;

Wageningen (Holanda), 1932: 2,67 m;

Bogor (Indonesia): 2,61 m;

Bonn (Alemania), 2000: 2,57 m

Nueva York (EE. UU.), 1937: 2,57 m;

Basilea (Suiza), 2011; 1,93 m;

Berlín (Alemania), 2011; 1,99 m.

Göttingen (Alemania), 2018; 1,99 m”.


Hasta aquí todo parecería admirable y bonito, pero hay un pequeñísimo detalle que no les conté aún; y es que el artículo termina diciendo:


Además de su extraordinario tamaño, posee otra característica que la hace única en el mundo…

Y es que de ella se desprende un fétido olor a carne podrida, lo que impide estar cerca de ella por mucho tiempo y por esta razón se la ha denominado también: "flor cadáver", dado el olor fétido y nauseabundo que impregna todo el ambiente.

La función de este desagradable aroma es la de atraer insectos polinizadores para que se encarguen del intercambio de polen necesario para su reproducción durante sus pocas horas de vida, antes de marchitarse. Entre otros insectos, por ejemplo atrae a las moscas que buscan cadáveres en los que depositar sus huevos, de los que saldrán luego larvas saprófagas.


Ahora sí, con el panorama completo, mis conclusiones:

Nuestra sabia naturaleza, el hábitat en el cual millones de especies desarrollan sus existencias, entre ellas los sápiens, no escatima ningún recurso a su alcance para permitirles transmitir sus genes y reproducirse, evitando así su desaparición. Su creatividad en ese sentido es infinita y admirable.

El tamaño de la flor, ver como lo adquiere, y su apertura y cierre; todo el proceso desarrollado en tan contados días, son dignos de ser filmados para verlos luego en cámara rápida. Creo que podríamos presenciar una obra maestra de ingeniería.

Como cuando en algún sitio donde están ubicadas estas flores en “estado vegetativo”, los vecinos advierten las primeras señales del crecimiento de una y dan aviso a los medios internacionales, recomiendo altamente estar preparados para sacar rápidamente los pasajes aéreos e ir y observar el fenómeno en forma presencial. Pero, eso sí, no se olviden de llevar una escafandra con oxígeno o unos buenos binoculares o, en su defecto, comprar en el lugar un recipiente adecuado para recoger sus vómitos…

No digan que no se los advertí….


Me gustaría saber ¿Qué les trasmitió la flor mientras leían la nota? ¿Conocen algo similar?

¡Aguardo sus comentarios!


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo