top of page

Los jubilados, en primera línea del ajuste de Milei

El País, marzo de 2024



En la mayoría de los países del mundo, las jubilaciones se actualizan una vez al año según la inflación, los salarios, o una combinación de ambas.

En Argentina, donde los precios vuelan a un ritmo de 272% al año, es imposible hacerlo así porque los ingresos de los jubilados se volverían irrisorios.

La inflación es tan alta que incluso se queda corta la actualización trimestral vigente desde 2021 por una fórmula que mide salarios y recaudación.

El Gobierno de Javier Milei cambió este lunes esa fórmula por decreto: a partir de julio las jubilaciones se incrementarán mes a mes por inflación y hasta entonces, en abril y junio, se darán sumas compensatorias.

El cambio ha crispado a la oposición, que sostiene que es insuficiente para recuperar el poder adquisitivo de los jubilados y exige que la nueva fórmula se consensue en el Congreso.

En enero y febrero, el Gobierno argentino logró cerrar las cuentas estatales en positivo por primera vez desde 2012.

“Me he atado a la política del déficit cero como Ulises al palo mayor”, dijo este martes Milei en un foro empresarial en Buenos Aires.

El superávit financiero, sin embargo, sólo fue posible tras aplicar el mayor recorte de gasto público en tres décadas. 

El 38% del tijeretazo fue a las jubilaciones, lo que ha convertido a los jubilados en la primera línea del ajuste de Milei en el arranque de su mandato.

En los últimos tres meses, los precios se han disparado en promedio un 70% y los medicamentos, un 77%; las jubilaciones y jubilaciones, en cambio, sólo han aumentado un 27%, a excepción de la mínima, a la que se ha sumado un bono para impedir que quedase por debajo de la línea de la pobreza.

El Gobierno subraya que la subida del 27% responde a la fórmula trimestral impuesta durante la presidencia de Alberto Fernández, que tomó en cuenta los datos entre septiembre y noviembre de 2023.

Sin embargo, el Ejecutivo tenía la posibilidad de cambiarla por decreto desde el primer día o de convocar al Congreso para debatir la fórmula que propuso inicialmente, que indexaba por inflación a partir de abril.

Al esperar hasta julio, complica la recuperación de la capacidad adquisitiva perdida en los últimos meses y se suma a la que los jubilados arrastran de administraciones previas.

Desde 2008 hasta la fecha, con cada nuevo Gobierno ha habido un cambio de fórmula de actualización de las jubilaciones.

Los jubilados han perdido con todas ellas: bajo la presidencia de Mauricio Macri, la pensión mínima en términos reales se redujo un 20% y con Fernández, un 2% más, pero con este último, las jubilaciones medias y altas sufrieron un retroceso superior al 25%.

Los múltiples cambios han desencadenado una catarata de juicios contra el Estado.


El País, marzo de 2024

En la mayoría de los países del mundo, las jubilaciones se actualizan una vez al año según la inflación, los salarios, o una combinación de ambas.

En Argentina, donde los precios vuelan a un ritmo de 272% al año, es imposible hacerlo así porque los ingresos de los jubilados se volverían irrisorios.

La inflación es tan alta que incluso se queda corta la actualización trimestral vigente desde 2021 por una fórmula que mide salarios y recaudación.

El Gobierno de Javier Milei cambió este lunes esa fórmula por decreto: a partir de julio las jubilaciones se incrementarán mes a mes por inflación y hasta entonces, en abril y junio, se darán sumas compensatorias.

El cambio ha crispado a la oposición, que sostiene que es insuficiente para recuperar el poder adquisitivo de los jubilados y exige que la nueva fórmula se consensue en el Congreso.

En enero y febrero, el Gobierno argentino logró cerrar las cuentas estatales en positivo por primera vez desde 2012.

“Me he atado a la política del déficit cero como Ulises al palo mayor”, dijo este martes Milei en un foro empresarial en Buenos Aires.

El superávit financiero, sin embargo, sólo fue posible tras aplicar el mayor recorte de gasto público en tres décadas. 

El 38% del tijeretazo fue a las jubilaciones, lo que ha convertido a los jubilados en la primera línea del ajuste de Milei en el arranque de su mandato.

En los últimos tres meses, los precios se han disparado en promedio un 70% y los medicamentos, un 77%; las jubilaciones y jubilaciones, en cambio, sólo han aumentado un 27%, a excepción de la mínima, a la que se ha sumado un bono para impedir que quedase por debajo de la línea de la pobreza.

El Gobierno subraya que la subida del 27% responde a la fórmula trimestral impuesta durante la presidencia de Alberto Fernández, que tomó en cuenta los datos entre septiembre y noviembre de 2023.

Sin embargo, el Ejecutivo tenía la posibilidad de cambiarla por decreto desde el primer día o de convocar al Congreso para debatir la fórmula que propuso inicialmente, que indexaba por inflación a partir de abril.

Al esperar hasta julio, complica la recuperación de la capacidad adquisitiva perdida en los últimos meses y se suma a la que los jubilados arrastran de administraciones previas.

Desde 2008 hasta la fecha, con cada nuevo Gobierno ha habido un cambio de fórmula de actualización de las jubilaciones.

Los jubilados han perdido con todas ellas: bajo la presidencia de Mauricio Macri, la pensión mínima en términos reales se redujo un 20% y con Fernández, un 2% más, pero con este último, las jubilaciones medias y altas sufrieron un retroceso superior al 25%.

Los múltiples cambios han desencadenado una catarata de juicios contra el Estado.



“Argentina creo que es el único país del mundo —o de los muy pocos— que tiene un fuero de la justicia dedicado a la Seguridad Social. Se dedica a juzgar las cientos de miles de denuncias que recibe por incumplir el compromiso de movilidad”, señala Rafael Rofman, investigador de la organización Cippec.

La cuestión de fondo es más grave. 

La inflación crónica que sufre Argentina hace que el debate sobre el sistema previsional encalle una y otra vez en la búsqueda de una fórmula de actualización en vez de abordar una reforma integral que lo vuelva más eficiente y sustentable.

Como en el resto del mundo, la población argentina también envejece y al día de hoy el 16% de su población es mayor de 65 años.

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en otros países, la discusión sobre un cambio en la edad de jubilación está por ahora ausente del debate público.

Los expertos celebran la gran cobertura del sistema previsional argentino, cercana al 95% del total, una de las más amplias de la región.

Sin embargo, creen que existe un importante margen para hacerlo más eficiente.

Uno de los obstáculos es la gran fragmentación del sistema público de reparto, con numerosos regímenes especiales y más de 200 excepciones al régimen general.

 Sus beneficiarios se pueden jubilar antes de los 60 años en el caso de las mujeres y de 65 en el de los hombres y/o tienen jubilaciones más altas.

“La ensalada de excepciones del sistema previsional provoca que haya mucha inequidad, con beneficios muy altos para unos y muy bajos para otros”, dice el investigador del Cippec.

El ejemplo más conocido son las jubilaciones de privilegio que cobran los expresidentes, equivalentes a unas 30 jubilaciones mínimas, pero entre los beneficiarios de los regímenes especiales hay jueces, diplomáticos, empleados provinciales, docentes, policías y militares, entre muchos otros.

Rofman cree que con el sistema actual “se gasta mucho para obtener una protección que podría obtenerse con casi 3 puntos menos del PIB”.

Un problema aún mayor es la gran informalidad del mercado laboral, cercana al 40%.

La falta de aportes a la seguridad social de estos trabajadores (y de los empleadores para los que trabajan) hace menos sostenible el sistema previsional, por un lado, y dificulta que cuando alcanzan la edad de jubilación perciban un ingreso adecuado.

Unos cuatro de los 10,5 millones de jubilados de Argentina cobra una pensión mínima a la que accedió sin haber tributado los 30 años que establece el régimen general.

Milei quiere dejar fuera del sistema de jubilaciones a quienes cobran una pensión sin haber cotizado el plazo mínimo estipulado por ley por considerarlo “una injusticia” respecto a quienes sí lo hicieron.

Una de las opciones que baraja es que pasen a cobrar una ayuda estatal similar a la que reciben las familias más vulnerables.

A largo plazo, el presidente apuesta por una reforma integral que achique el rol del Estado e “introduzca mecanismos de ahorro privado”.

Argentina ya tuvo esos mecanismos y dio marcha atrás, pero todo apunta a que Milei hará lo posible para forzar de nuevo ese debate.

 

 

En mi caso, soy jubilado desde el 2011, luego de aportar religiosamente durante 43 años, y no una cantidad pequeña, precisamente.

Desde ese lugar creo que es una gran vergüenza el trato que recibió y recibe mi colectivo por parte de los gobiernos que se fueron sucediendo desde entonces, y el actual es ya el cuarto...

Parece ser que los trabajamos y cedimos al estado una parte de lo que ganamos con nuestro esfuerzo durante nuestra vida activa, hoy no existimos… Tamaño es el destrato que recibimos.

El presidente actual basó su campaña en que el ajuste de la economía del país lo iba a pagar la casta…  Causa risa….  Señor, con todo respeto, los jubilados no somos casta… Busque en otro lugar..  ¡Cumpla con lo que prometió, que para eso lo votaron!!

Afortunadamente, lo que pude ir ahorrando durante esas cuatro décadas me permite hoy compensar lo que recibo del estado para mantener un nivel algo decoroso de vida durante mis últimos años.

Pero, claro.. ¡¡Es el privilegio de vivir en la Argentina!!  

   

Tony S     

 


0 comentarios

Comments


bottom of page