La industria y las empresas de Automoción

¡Hola lectores!

Hoy comenzamos con un nuevo y último tema a profundizar de este Ciclo de Actualización: el Aprendizaje Automático.

Este es el primer artículo, te espero al final para conocer tu opinión y la próxima semana para la nueva publicación!!


Automoción 2030. Japón acelerando en la autopista digital

Instituto de Valor Empresarial (IBV), 2021


Las empresas de automoción necesitan gestionar fuentes de datos dispares en toda la empresa y el ecosistema, de una forma altamente segura.

Utilizando estos datos, se ayuda a los ejecutivos de la automoción a proporcionar nuevos servicios que el consumidor conectado necesita y espera de la experiencia del vehículo.

Nuestra profunda experiencia global en automoción y tecnologías innovadoras, como Watson, para las capacidades analíticas pueden satisfacer las necesidades de los OEM y los proveedores y permitir una mayor lealtad a la marca y la satisfacción del cliente.

Las marcas deben diferenciarse dando prioridad a las experiencias digitales sobre las características de conducción. Se debe reinventar la experiencia, tanto para los consumidores como para los empleados, ya que aplicar las tecnologías digitales para optimizar los procesos y reducir los costos no es suficiente.

Utilizar estas tecnologías para reinventar las experiencias, el enfoque y las formas de trabajar es esencial para crear un valor antes inalcanzable.

La escasez de conocimientos técnicos ya afecta a la industria de la automoción en la actualidad y plantea un reto mayor en el futuro.

Se deben buscar las habilidades adecuadas en la propia empresa y también acceder a ellas en todo el ecosistema, ya que son fundamentales para lograr el éxito.


Es una soleada mañana de un martes y Hana Takahashi está lista para salir a trabajar. Es ingeniera, con experiencia digital en vehículos, en un importante fabricante de automóviles japonés.

El vehículo, llamémoslo "ACES" (autónomo, conectado, eléctrico y compartido), que pidió el domingo por la noche llega y ella se sube.

El ACES "reconoce" a Hana a partir de su información biométrica.

Descarga su perfil digitalizado y su información para ofrecerle una experiencia personalizada en el vehículo mientras se desplaza al trabajo.

ACES escanea rápidamente sus constantes vitales y se coordina con su aplicación de fitness.

Comprueba su casa por si se ha dejado la televisión u otros electrodomésticos encendidos. ACES le sugiere que camine el último kilómetro porque no ha hecho ejercicio.

El viernes es el aniversario de los padres de Hana y todavía tiene que hacerles un regalo. Pasa por la sala de conciertos y recuerda que sus padres han expresado su interés en asistir a un próximo evento.

Pide al servicio de conserjería de ACES que compruebe si hay entradas en la sala de conciertos y, si están disponibles, que compre los dos mejores asientos para la noche del viernes. El éxito está asegurado. ACES compra las entradas y organiza la recogida de sus padres.

A continuación, Hana pide a ACES que revise su lista de mensaajes, que incluye lavar la ropa, pedir que le lleven la compra, recoger a sus hijos y otros asuntos que debe atender.

Se le ocurre que su equipo podría crear una aplicación de inteligencia artificial para ACES que optimizará la logística de sus diferentes pedidos y programará el uso de los vehículos adecuados a sus necesidades.

Hana está entusiasmada con las posibilidades de la aplicación y hace que ACES compruebe su agenda y la de su equipo ágil para organizar un taller de diseño creativo para explorar diferentes escenarios para la aplicación.

Cuando llega a su destino, ACES la deja para que recorra el último kilómetro.

Sube los nuevos aprendizajes y las preferencias personales a su perfil de movilidad digital y le desea un buen día.

A continuación, ACES guarda en su memoria la información de Hana y se pone en marcha para recoger a su siguiente cliente programado.

¿Suena todo esto un poco inverosímil? De hecho, gracias a las tecnologías digitales, se espera que estas y otras muchas capacidades de los vehículos y servicios de movilidad estén disponibles en el 2030.

Muchas predicciones sobre la industria del automóvil para ese año respaldan esta visión:

  • Se espera que las ventas de coches autónomos con AI sean 4 millones en 2040, lo que supone el 33% del total de ventas de vehículos.

  • Se prevé que el tamaño global de la movilidad como servicio (MaaS) alcance los 90.000 millones de dólares en 2050

  • El software representará el 90 por ciento de las innovaciones en el vehículo y las líneas de código serán cien veces mayores que las actuales

  • El coche compartido podría suponer el 26% de los kilómetros mundiales.


Resulta claro que los avances tecnológicos y las expectativas de los consumidores serán los motores constantes del cambio durante los próximos diez años.

La sostenibilidad está impulsando el enfoque en los coches eléctricos, y la necesidad de nuevas habilidades está causando escasez en la fuerza de trabajo.

La movilidad personal tiene una influencia aún mayor a medida que crece la economía compartida.

Al mismo tiempo, la afluencia de la competencia exterior aportará nuevos valores y desplazará a las empresas automotrices tradicionales.


Independientemente de la rapidez con la que se materialice el futuro, hay dos cosas seguras.

En primer lugar, las tecnologías digitales crean formas totalmente nuevas de crear puntos de contacto con los consumidores. Proporcionan información que ofrece servicios personalizados e integran al vehículo con diversos aspectos de la vida de una persona.

Y en segundo lugar, los consumidores esperan que las experiencias digitales que obtienen del vehículo sean tan buenas o mejores que las que obtienen de sus otros dispositivos inteligentes.


La industria del automóvil nació y ha funcionado durante los últimos 100 años con un único modelo de negocio: diseño, producción, venta y mantenimiento de vehículos.

Sin embargo, se avecinan cambios radicales a nivel mundial.

¿Qué medidas puede tomar la industria para adaptarse a este cambio?

¿Cómo puede evolucionar una organización para operar e innovar como una empresa de alta tecnología que centra su negocio en lo digital y los datos?

¿Y cómo pueden las empresas automotrices distinguir sus marcas desarrollando y transmitiendo una capacidad de ejecución más rápida, más flexible y a mayor escala que sus competidores?


Se realizó un amplio estudio global para tratar de responder esas preguntas.

El 58% de los ejecutivos del sector del automóvil encuestados en Japón afirman que, para tener éxito o incluso sobrevivir, necesitan reinventar sus organizaciones con tecnologías digitales.

Y el 35% tiene un alto sentido de la urgencia.

Aunque la necesidad de reinventarse digitalmente es mayor que la media mundial (50% a nivel global), el sentido de urgencia es menor (42% a nivel global).

La menor sensación de urgencia es algo sorprendente si se tiene en cuenta un estudio elaborado por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón.

En él se advierte que las empresas japonesas de múltiples sectores deben abordar ahora los datos, los sistemas, las habilidades y los problemas culturales existentes para lograr realmente la transformación digital en 2030.


Encuesta ejecutiva de Automotive 2030


P: ¿Cuáles son las influencias externas más importantes que impactarán en la industria hoy y en 2030?

Lo digital en el asiento del conductor Las descripciones tradicionales de cómo los consumidores experimentan los vehículos se centran en aspectos de la conducción de sus coches. Las empresas automovilísticas hablan de características como "manejo", "potencia" o "estilo".

Y dentro del actual modelo estos atributos suelen funcionar. Pero los vehículos están pasando a ser más automatizados y autónomos.

Se pasa menos tiempo conduciendo y se dispone de más tiempo para que los ocupantes realicen otras actividades. Su atención se desplaza inevitablemente de la conducción del coche a la experiencia digital dentro del vehículo.

Atributos como "conectado", "personalizado" y "sin fisuras" se vuelven más viables y deseables.

Para muchas personas, subirse a un coche e ir a algún sitio es una pérdida de tiempo. Dejan lo que están haciendo, viajan a su destino y luego vuelven a sus actividades anteriores o empiezan algo nuevo.

Una estimación muestra que los consumidores japoneses pasan una media de 78 minutos al día en sus vehículos.

Este tiempo podría utilizarse para otras tareas, como comprar en línea, hacer reservas de vacaciones o ver informes de noticias personalizados.

Prácticamente todas estas opciones y otras más podrían ser accesibles a través del vehículo.

Las empresas de automoción tienen una gran oportunidad de crear experiencias digitales en los vehículos que puedan atraer a los consumidores a sus marcas.

Con la capacidad de aprender de las preferencias de los ocupantes, configurarlas y personalizarlas, los vehículos se convierten en el dispositivo inteligente más sofisticado que utilizan los consumidores.

Ahora los ocupantes se centran en las actividades que desean mientras están en el vehículo.

La interrupción del viaje pasa de ser "tiempo perdido" a "tiempo bien empleado".

La industria se encuentra de nuevo en un punto de inflexión, pero éste difiere de las encrucijadas anteriores. Antes, el factor impulsor del cambio procedía de la propia empresa.

La expansión a nuevos mercados, la optimización de las huellas globales y las operaciones sostenibles hicieron que las empresas de automoción desarrollaran nuevas estrategias, productos, servicios y habilidades para tener éxito.

El modelo de negocio fundamental de propiedad única se mantuvo igual.

Ahora, las expectativas de los consumidores están teniendo un profundo impacto en todos los aspectos del negocio.

Incluso el modelo de negocio principal, que ha sostenido la industria durante más de un siglo, está siendo atacado.

Para aumentar la confusión, una industria que antes estaba cerrada a los demás está ahora abierta a empresas que ofrecen nuevas experiencias de movilidad a los consumidores.

Las empresas de automoción tienen que tomar grandes decisiones.

Pueden aprovechar la oportunidad para reinventar sus organizaciones a través de la tecnología digital, dando rienda suelta a nuevas experiencias, nuevos enfoques, nuevas formas de trabajar y nuevas habilidades de la mano de obra.

O pueden seguir por el camino actual, haciendo correr el reloj y arriesgándose a la obsolescencia.


Recomendamos a los ejecutivos que tomen las siguientes medidas:

1. Reexaminar el valor de la marca. Crear clientes fieles con experiencias personalizadas que "se adhieran a ellos".

Crear valor de marca a través de experiencias digitales para la diferenciación.

Alinear los perfiles digitales de los vehículos con los perfiles digitales de los consumidores para ofrecer coherencia y adherencia entre marcas.

Utilizar las capacidades de la IA para combinar la información personal con el uso del vehículo y la información ambiental para aprender, predecir y optimizar la experiencia del consumidor.

Integrar otros aspectos de la vida del consumidor para crear una experiencia de marca que trascienda más allá del vehículo.

Infundir una sensación de confianza en el consumidor a través de una seguridad y privacidad de datos sin precedentes.

2. Innovar a través de plataformas más allá de la "Keiretsu", promoviendo la colaboración intencionada.

Mirar más allá de la tradicional cadena de valor vertical del automóvil "Keiretsu".

Estandarizar los procesos empresariales y las estructuras/modelos de datos para que dicha colaboración se desarrolle sin problemas.

Identificar lo que es estratégicamente esencial para el negocio.

Las nuevas capacidades básicas pueden ser diferentes de las tradicionales de la automoción.

Aproveche la experiencia profunda, los flujos de trabajo abiertos y las sinergias de datos para potenciar la expansión dentro de ese ecosistema.

Crear puntos de entrada "rápidos y sin fricciones" para los participantes en la plataforma que les permitan añadir valor rápidamente.

3. Agilizar y cambiar rápidamente más allá de los límites de la empresa.

Implementar el pensamiento de diseño, la co-creación y los procesos ágiles, junto con el cliente, para la creación y prueba rápida de ideas.

Definir y probar productos mínimos viables (MVP) específicos. Seleccionar los MVP exitosos y ampliarlos a la empresa. Repetir el proceso con rapidez.

Hacer crecer y extender la cultura ágil a toda la organización, en todas las funciones. Los métodos de Lean Startup se derivan de la producción ajustada japonesa. Reinventar el espíritu.

Utilizar procesos automatizados y flujos de trabajo de autoaprendizaje y autocorrección para profundizar en las relaciones con los clientes y cambiar la naturaleza del trabajo de los empleados.

4. Explotar y compartir los datos.

Cree una estrategia de datos para toda la empresa, una arquitectura de datos y políticas de estandarización. Alinearse con la estrategia y las prioridades del negocio corporativo.

Descubrir continuamente nuevas fuentes de datos procedentes de todas las facetas de la empresa, los vehículos, los servicios de movilidad y los clientes para obtener nuevos conocimientos y oportunidades.

Utilizar las tecnologías de IA para mejorar y enriquecer los datos que "piensan" y "actúan" para satisfacer las necesidades específicas del negocio. Recuerde que una sola visión de los datos no sirve para todos.

Comparta implacablemente los datos y las perspectivas dentro de su empresa y en todo su ecosistema para co-crear nuevos modelos de negocio y flujos de ingresos.

5. Hacer que el personal sea relevante para la nueva era de la movilidad

Cambiar la cartera de competencias para aumentar la productividad de la organización.

Revisar los nuevos requisitos de experiencia e implemente la identificación de habilidades.

Utilice la IA, la realidad aumentada y otras tecnologías para formar y complementar las capacidades de los trabajadores.

Crear un ecosistema de plataforma de aprendizaje para permitir que todo tipo de contenidos, funciones y múltiples partes se conecten e interactúen.

Añadir contenido a la plataforma de aprendizaje a velocidad y escala, y personalizar dinámicamente el aprendizaje para cada empleado. Centrarse en una experiencia de aprendizaje atractiva para lograr mayores resultados.

Aprovechar a los socios externos para cubrir las carencias de competencias, especialmente las que no son fundamentales o son difíciles de formar. “


Hola, te estaba esperando. Te dejo mis comentarios.


A lo largo de mi trayectoria en la industria de la manufactura de equipos de TI, Japón fue siempre considerado como el país más innovador en cuanto a la aplicación de los últimos adelantos disponibles.

Control estadístico de procesos, sistemas kan-ban, flujo continuo de manufactura, entre otros, fueron claros ejemplos de ello, los que han sido copiados posteriormente por el mundo occidental.

Por lo tanto, no me extraña en absoluto que en el mundo actual de los servicios tecnológicos aplicados a la industria automotriz, haya tomado nuevamente un puesto de vanguardia.

Volcar las preferencias de los posibles compradores, del mundo de las marcas hacia el mundo de los servicios que el automóvil provee, constituye un caso imprevisible hasta no hace muchos años.

Optimizar el tiempo adquiriendo conocimientos mientras se conduce, el algo que, me consta, ese país lo aprecia sobremanera.

Este claro ejemplo, entre otros varios mencionados en el artículo, merece todo mi reconocimiento al “País del Sol Naciente” y a sus continuos esfuerzos innovadores.


¿Vos qué opinas al respecto?

Gracias por tu colaboración.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo