top of page

Fenómenos que alertan a Sudamérica

Hola querido lector!

Creo que el cambio climático ya nos está afectando y continuará haciéndolo cada vez más a todos los homos sápiens que tenemos el privilegio de compartir nuestro bendito planeta Tierra.

Me decidí a mostrarles este artículo porque refleja algunos de los últimos desafíos que este fenómeno nos está planteando pero, además, porque se centra en aquellos que más afectan a nuestro subcontinente, por lo que representa un doble motivo de interés.


¿Cómo afecta la crisis climática a Sudamérica?

The Climate Reality

Diciembre, 2021


"Es difícil hacer demasiadas afirmaciones generales cuando se habla de un continente tan grande como Sudamérica, que alberga las elevadas cumbres de los Andes, las exuberantes selvas de la cuenca del Amazonas y las impresionantes formaciones del desierto de Atacama. Por no hablar de una población que ha superado los 430 millones de personas, según la ONU.

Pero aquí hay una afirmación que podemos hacer con seguridad: El cambio climático transformará el continente y la vida en él para muchos. Las consecuencias del aumento de las temperaturas podrían ser devastadoras para América del Sur y para las personas que viven en la región, desde inundaciones más frecuentes hasta la desaparición de las reservas de agua.

Pero la buena noticia es que tenemos las herramientas para luchar. Veamos a qué se enfrenta Sudamérica y cómo podemos contribuir a resolver esta crisis.


La Amazonia está ardiendo


En el verano de 2019, los incendios forestales arrasaron la selva amazónica, captando la atención internacional y provocando la indignación. Y aunque estos incendios fueron sorprendentes por su alcance, las investigaciones indican que pueden haber sido solo un adelanto, ya que los incendios forestales del Amazonas podrían ser más comunes, e incluso más devastadores. Y es que, a medida que el clima se vuelve más cálido y las sequías más frecuentes y graves, se espera que los incendios forestales sean también más grandes y dañinos.

Esto es especialmente preocupante porque los incendios en el Amazonas no sólo destruyen la selva tropical que alberga a los pueblos indígenas y a innumerables especies de fauna y flora, sino que además aceleran el cambio climático. El Amazonas es un "sumidero" vital de carbono, absorbiendo enormes cantidades de dióxido de carbono y emitiendo relativamente poco en comparación. Excepto cuando no lo hace.

El resultado es un doble golpe que reduce el número de árboles que absorben carbono en el mundo y libera el carbono de los árboles al quemarse. Es una de las razones por las que es tan importante proteger el Amazonas de la deforestación y los incendios.


El agua es vida


Hay otra razón por la que los científicos están profundamente preocupados por lo que significa el cambio climático para Sudamérica. Porque las fuentes vitales de agua están desapareciendo.

En 2014, los principales depósitos de agua de São Paulo, la mayor ciudad de Brasil, cayeron por debajo del 10% gracias, en parte, a la sequía. Los científicos creen que una mayor frecuencia de sequías de una magnitud similar hará más probable este tipo de crisis, poniendo en riesgo el agua potable de millones de personas.

Y no se trata sólo de Brasil. Perú se enfrenta a problemas de escasez de agua debido a múltiples factores, incluida la crisis climática. Lo mismo ocurre en Colombia.

Y en Bolivia, el segundo lago más grande del país ha desaparecido por completo, siendo el cambio climático y el exceso de riego los factores más probables.

Los investigadores creen que la sequía de una década que afecta a partes de Sudamérica, incluyendo Chile y el oeste de Argentina, es en parte el resultado del aumento de las temperaturas del océano impulsado por el cambio climático.

Pero si bien la crisis climática se traduce en sequías y crisis hídricas perjudiciales para algunos, también puede estar provocando inundaciones extremas para otros. A medida que las temperaturas han aumentado en todo el mundo, los investigadores han descubierto que los totales de las precipitaciones han aumentado en países como Paraguay, Uruguay y el sureste de Brasil. En Río de Janeiro, las inundaciones provocadas por el clima en 2013 provocaron desprendimientos de tierra en zonas pobladas. Y en 2011, Bogotá triplicó sus precipitaciones habituales, provocando peligrosas inundaciones que obligaron a evacuar cientos de edificios.

Aunque cualquier inundación puede ser peligrosa, puede serlo especialmente para las personas que viven en centros urbanos abarrotados. Más aún para los residentes más pobres, como los 1,5 millones que viven en las famosas favelas densamente pobladas de Río.


La desaparición de los glaciares


En el interior de estas ciudades costeras, los glaciares de la cordillera de los Andes también están sintiendo los impactos de la crisis climática. Con el aumento de las temperaturas, estos glaciares vitales se están derritiendo rápidamente, dejando a las comunidades que dependen de su escorrentía para el agua que beben - y el agua que alimenta las granjas y crea energía hidroeléctrica y más - en una posición peligrosa.

Entre 2000 y 2016, los glaciares de los Andes en Perú se redujeron en aproximadamente un tercio. Y en algunas partes de los Andes, los glaciares están perdiendo alrededor de un metro de espesor cada año.

En total, los Andes han perdido más glaciares (en relación con su tamaño) debido a la crisis climática que cualquier otra cordillera de la Tierra.

Y está ocurriendo en todas las partes de Sudamérica. Los glaciares de la Patagonia son los que más rápido se están derritiendo, y representan alrededor del 83% de la pérdida de glaciares en Sudamérica. Pero también se han derretido zonas más pequeñas en Colombia y Venezuela.

Las repercusiones de este deshielo se observan tanto a nivel local como a escala mundial.

La desaparición de los glaciares pone en peligro el abastecimiento de agua tanto de los pueblos pequeños como de las grandes ciudades. Los expertos calculan que 4 millones de personas, incluidas las de grandes ciudades como La Paz, corren el riesgo de sufrir en el futuro una escasez de agua provocada por la disminución de los glaciares.

Y toda el agua atrapada en estos glaciares que se derriten tiene que ir a alguna parte. ¿Y adónde va? A nuestros océanos en aumento. El deshielo de los glaciares es una de las principales causas de la subida del nivel del mar, lo que significa que lo que empieza en los Andes no se quedará allí. Todos sentiremos el impacto de la disminución de los glaciares en Sudamérica.


Las comunidades indígenas soportan la carga


A medida que la Amazonia experimenta una deforestación y sequías continuas, las exuberantes áreas que han sostenido durante mucho tiempo a las comunidades indígenas podrían secarse cada vez más, lo que representa una amenaza potencialmente existencial para las personas que han llamado a la región su hogar durante siglos o más. En Guyana, algunas comunidades indígenas ya han empezado a abandonar sus hogares en la sabana a causa de la sequía.

Esto es especialmente cruel, ya que los millones de indígenas que viven en Sudamérica no han hecho prácticamente nada para provocar la crisis climática. De hecho, los conocimientos y la experiencia de estas comunidades ofrecen oportunidades cruciales para combatir esta emergencia. Pero si no se toman medidas audaces, su modo de vida puede verse alterado para siempre.


Reescribiendo los libros sobre los ciclones tropicales


Durante cientos de años, se sabía que los huracanes tenían siete cuencas principales, donde los residentes se acostumbraron a lidiar con los ciclones tropicales y los edificios se construyen a menudo teniendo en cuenta estas tormentas. Y a medida que nuestro clima cambia debido a la contaminación por combustibles fósiles, las tormentas más fuertes y severas son cada vez más comunes en esas cuencas. Pero también ha ocurrido algo más: el Atlántico Sur ha empezado a ser testigo de tormentas ocasionales con fuerza de huracán por primera vez.

En 2004, por primera vez se registró una tormenta con fuerza de huracán en Brasil. Impulsado en parte por las altas temperaturas del agua, el huracán Catarina supuso una conmoción para el mundo. Pero la tormenta no sería la última en golpear la cuenca del Atlántico Sur.

En los años que siguieron a Catarina, se formaron otros potentes ciclones en el Atlántico Sur. Aunque la mayoría de estos sistemas, afortunadamente, se mantuvieron por debajo de la fuerza de un huracán y evitaron tocar tierra, sirven como un poderoso recordatorio de los peligros del calentamiento de las aguas oceánicas.


Más volatilidad, más migración


Estos cambios no sólo afectan a los sistemas naturales: están en juego las vidas y los medios de subsistencia de millones de personas. Y los expertos predicen que los efectos devastadores de la crisis climática llevarán a muchos en Sudamérica a abandonar sus hogares en busca de condiciones más seguras.

Uno de los principales factores que contribuyen a ello es el continuo desarrollo de grandes áreas metropolitanas conocidas como megaciudades. Se calcula que el 86% de los sudamericanos viven en zonas urbanas, lo que significa que se necesitan grandes cantidades de recursos en zonas hiperlocales. A medida que las sequías provocadas por el clima amenacen las explotaciones agrícolas y se sequen las reservas de agua, las zonas urbanas podrían empezar a enfrentarse a problemas de escasez real de alimentos y agua.

Naturalmente, cuando surgen estas amenazas, los habitantes de los centros urbanos pueden decidir hacer lo que haría cualquiera: buscar una vida más segura en otro lugar.

Como dice la Organización Meteorológica Mundial "El aumento y la intensidad de los peligros naturales de aparición repentina, como las sequías, las temperaturas extremas y las lluvias torrenciales, son probablemente los impactos más inmediatos del cambio climático en las ciudades, relacionados con la movilidad". La población urbana de Sudamérica se concentra en zonas de alta vulnerabilidad a los peligros ambientales y climáticos".

Pero como ocurre con la mayoría de los aspectos de la crisis climática, la necesidad de migrar no se sentirá por igual. Se espera que las comunidades más pobres sean las más afectadas. Es menos probable que vivan en casas capaces de resistir tormentas e inundaciones extremas, menos probable que puedan disponer de los recursos necesarios para hacer frente a los desastres más frecuentes y más probable que se enfrenten a la inestabilidad durante los casos de escasez.

En definitiva, los pobres urbanos de Sudamérica pueden ser los más expuestos a los peores impactos de la crisis climática. Y pueden enfrentarse a las decisiones más difíciles sobre la migración.


Todavía podemos cambiar el rumbo


Cuando hablamos de la crisis climática, no estamos hablando del futuro.

La cuestión es si hacemos todo lo posible para cambiar el rumbo y evitar los peores efectos de esta crisis, o si nos quedamos quietos y dejamos que ocurra.

Sabemos cuál es nuestra posición. Y esperamos que usted esté con nosotros.

Eso significa involucrarse y actuar, y estamos aquí para ayudar.

Climate Reality ofrece formación en línea sobre la defensa del clima para América Latina. Presentada en español e inglés, esta formación gratuita es tu oportunidad de unirte al Cuerpo de Líderes de Climate Reality para marcar la diferencia en tu comunidad.


Como acabamos de ver, las amenazas son múltiples y de gran importancia para todos los sudamericanos.

Si bien es cierto que cada uno de los diez países que integramos la región tiene el suyo propio, vemos también que los fenómenos aparentemente locales terminan teniendo incidencia en países limítrofes; de ahí la importancia de una toma de conciencia colectiva y un posterior desarrollo de planes de acción conjuntos.

Sigo con interés desde hace un año el proyecto de Climate Reality y debo reconocer que la gente que lo integra es muy proba en su materia, por lo que la formación gratuita que ofrecen es muy buena y altamente recomendable.

Como se menciona en el artículo, todavía estamos a tiempo de revertir el fenómeno y es nuestra obligación hacerlo en la medida de nuestras posibilidades.

Te dejo planteada la inquietud... ¿Coincidís conmigo?

¡Me encantaría conocer tu reflexión sobre este tema!

0 comentarios

Comments


bottom of page