top of page

Atención a las personas mayores

Hola, querido lector. En primer lugar agradezco que te hayas tomado el tiempo para leer este artículo de Trazando Surcos.

Desde su creación, este espacio tiene como uno de sus principales objetivos lograr una activa participación de los adultos mayores en la problemática social de nuestro país. Entendemos que los mismos poseen un cúmulo de conocimientos y que no pueden ni deben ser descartados debido a una simple consideración etaria.

Es sabido que en diversos países del Lejano Oriente ocurre todo lo contrario y los mismos son tratados con el respeto que merecen.

Por ello decidí alcanzarte, a modo de ejemplo, el caso de uno de ellos, Malasia.

¿Argentina, año verde? Sí, seguro, pero si no toman conciencia quienes deben trabajar en ello y nosotros mismos, nunca lograremos alcanzar ese modelo virtuoso.

Como siempre, te espero al finalizar la lectura del artículo.


Atención a las personas mayores

J T Arokiasamy, Universidad de Kuala Lumpur, Malasia


Introducción

Varios países de Asia, entre ellos Malasia, han experimentado en los últimos años un crecimiento económico y un cambio social espectaculares.

Esto, unido al descenso de las tasas de fecundidad y mortalidad y al consiguiente aumento de las expectativas de vida al nacer, ha dado lugar a un rápido envejecimiento de la población de estos países.

Sin embargo, en comparación con los países desarrollados, donde los descensos de la fecundidad y la mortalidad, y las mejoras de las condiciones sociales y económicas han evolucionado gradualmente a lo largo de un siglo, estos fenómenos en los países en vías de desarrollo del Sudeste Asiático están evolucionando en un periodo de tiempo mucho más corto, ayudados por la disponibilidad de avances e intervenciones médicas y tecnológicas que pueden prevenir muertes y nacimientos y prolongar la duración de los años de vida sin discapacidad.

Esto supone un reto para países como Malasia, que tienen que hacer frente al fenómeno del envejecimiento con los limitados recursos de que disponen.

Los ancianos son un grupo heterogéneo al que afectan factores sanitarios y no sanitarios. Estos últimos son, en gran medida, factores relacionados con la salud que contribuyen a los problemas sociales a los que se enfrentan las personas mayores.

El presente documento aborda estos problemas antes de analizar la atención a las personas mayores.


Problemas sociales

Para empezar, es importante reconocer que la relación entre el estado social y el estado de salud es más importante en el caso de las personas mayores.

Para llevar una vida independiente, las personas mayores necesitan unos requisitos y habilidades básicos para la vida diaria que incluyen la capacidad de emprender actividades sociales y realizar tareas personales y domésticas.

En las personas mayores, con el paso del tiempo, el deterioro tiende a producirse primero en la sociabilidad, seguido del de la realización de las tareas domésticas y, por último, en las tareas personales.

El médico debe ser consciente de que los problemas sociales pueden surgir con la aparición de un episodio agudo de enfermedad o una lesión, que suelen ser reversibles con el tratamiento adecuado.

Varios problemas de salud relacionados con el tabaquismo, el consumo de alcohol y los hábitos alimentarios también contribuyen a reducir el número de años de vida sin enfermedades que experimentan las personas mayores. Estos problemas de salud dan lugar a discapacidades funcionales, psicológicas y sociales.

Las discapacidades funcionales se traducen en días de actividad restringida, de baja laboral, de incapacidad para guardar cama, aislamiento social, reducción del ejercicio físico vigoroso, disminución de la tolerancia a la actividad, debilitamiento muscular, pérdida ósea y sensación de incompetencia física.

La discapacidad psicológica puede traducirse en pérdida de confianza, retraimiento exagerado de actividades inusuales, sentimiento de incompetencia física, depresión, ansiedad, hipocondriasis, trastornos del sueño, tendencias suicidas.

Las discapacidades sociales afectan a las relaciones familiares, peor en familias nucleares y si el anciano vive solo en la viudedad. Pueden producirse por problemas agudos intercurrentes o cuidados a largo plazo.

Sus oportunidades y competencias diarias se ven influidas por su empleo, su jubilación y sus ingresos. Las pautas de empleo en el pasado y en el presente afectan a su situación económica.

Con el aumento de la participación de las mujeres en la población activa, las cuestiones relacionadas con el empleo, la jubilación y los ingresos son tan relevantes para ellas como para los hombres.

Un estudio reveló que los ancianos, sobre todo en las zonas rurales, siguen trabajando hasta los 75 años o más. Alrededor del 70% de los hombres de 60-64 años consideraban que los mayores debían seguir activos en el trabajo, mientras que alrededor del 40% de 75 años o más deseaban lo mismo.

La necesidad de seguir trabajando es un deseo real de las personas mayores y la sociedad tiene la responsabilidad de tomárselo en serio. Una gran proporción de los mayores (profesionales, científicos, académicos) sigue manteniendo un alto nivel de agudeza mental y, por tanto, son capaces de contribuir a la sociedad.

Sin embargo, las personas mayores pueden encontrar obstáculos a la hora de buscar empleo, ya que la búsqueda de trabajo puede resultar frustrante, sobre todo si han ejercido un tipo de ocupación durante mucho tiempo y, por tanto, carecen de experiencia en otras áreas.

También puede ocurrir que sus conocimientos se queden obsoletos, que se sientan intimidados por las nuevas tecnologías o, lo que es peor, que tengan que superar estereotipos negativos sobre el envejecimiento y la productividad entre los empresarios.


La jubilación

El aumento de la longevidad significa que tanto hombres como mujeres pasan más años en activo y disfrutan de un periodo de jubilación más largo.

Es una transición importante en la vida y, si es obligatoria, tiene implicaciones sobre todo en la capacidad de trabajar.

La edad cronológica y no la capacidad de trabajar es la base de la jubilación.

La jubilación tiene como consecuencia la pérdida del papel de trabajador o productor y de proveedor de ingresos. Esto conlleva una pérdida de estatus, de autoestima, que empeora si no ha habido formación previa a la jubilación.

Las personas mayores dependen del trabajo, las pensiones y los ahorros para hacer frente a sus obligaciones financieras, así como al costo de la asistencia sanitaria.

La necesidad de complementar los ingresos de la pensión parece ser la mayor motivación para buscar empleo tras la jubilación, aunque la necesidad de sentirse productivos y de compartir sus conocimientos también pueden ser razones.

La propiedad de la vivienda permite ahorrar en alquileres, pero las hipotecas pendientes y los costos de las reparaciones pueden agotar sus recursos financieros.

La prolongación de la esperanza de vida, especialmente en el caso de las mujeres mayores, las expone a la pobreza.

Las presiones financieras causan dolor y ansiedad a las personas mayores, y esto se ve agravado por la inflación y el aumento de los costos sanitarios.

La pérdida de ingresos o la insuficiencia de recursos económicos, que se traduce en una incapacidad financiera, puede hacer que las personas mayores retrasen la búsqueda de asistencia sanitaria para conservar sus recursos. Este es un posible factor en la reticencia a buscar atención para problemas visuales, auditivos y dentales.

Además, las personas mayores tienden también a cambiar su estilo de vida y a abandonar los grupos sociales, especialmente cuando tienen problemas de transporte como consecuencia de las limitaciones económicas.


La familia y la comunidad

Para garantizar la felicidad y el futuro de las personas mayores, hay que satisfacer tanto sus necesidades físicas como emocionales.

Para la mayoría de las personas mayores, su familia es la fuente de apoyo más importante. El cambio en la estructura familiar, que ha pasado de una familia extensa a una familia nuclear, ha reducido el grado de apoyo disponible, especialmente en momentos de necesidad.

El aumento de la participación, sobre todo de las mujeres, en el mercado laboral ha contribuido a ello, ya que, a diferencia de lo que ocurría en el pasado, no están disponibles todo el tiempo para recibir ayuda.

La migración del campo a la ciudad, que ha provocado el envejecimiento de las zonas rurales, ha hecho vulnerables a los ancianos de las zonas rurales.

Otros grupos vulnerables son las mujeres viudas y los ancianos que han sobrevivido a sus familiares.

Se ha observado que el grado de apoyo familiar disminuye con la urbanización y la industrialización, especialmente en las zonas urbanas, aunque no se espera que desaparezca.

Con el aumento de la esperanza de vida al nacer, cada vez son más los cónyuges mayores que acaban cuidándose mutuamente, a menudo durante largos periodos. Más mujeres acaban desempeñando este papel. Hasta el 60% de los cuidadores primarios de personas mayores son esposas de maridos discapacitados, a menudo mayores.

Estas mujeres suelen sentirse solas, aisladas y sobrecargadas. Tienen una responsabilidad 24 horas al día, además de hacer frente a su propio envejecimiento, enfermedades físicas o cargas financieras y legales, todo lo cual puede generar estrés.

La pérdida experimentada cuando el cónyuge fallece plantea problemas. Esto es especialmente cierto en el caso de las mujeres que sobreviven a sus homólogos masculinos.

Los hijos también participan en la manutención, pero los cambios demográficos hacia familias más pequeñas pueden hacer que no estén disponibles o que no puedan repartirse la responsabilidad. En esta situación, los hermanos complementan la ayuda, pero hay que prever que, a largo plazo, con el descenso de la fecundidad, habrá menos hermanos en los que confiar.

En general, en las sociedades, y sobre todo en las que se modernizan rápidamente, la actitud hacia los ancianos tiende a ser negativa. Por ello, una cuestión preocupante es el maltrato de los ancianos. En ello están implicados la familia, los parientes, los proveedores de servicios y la sociedad.

Los tipos de maltrato incluyen el verbal, físico, psicológico y financiero. La calidad de la atención prestada a los ancianos también es el resultado de nuestras opiniones sobre ellos, moldeadas por nuestra cultura, tradiciones, experiencia personal, educación y formación. Por lo tanto, existe una actitud "nacional" hacia las personas mayores que puede tender a ser negativa. Esto es lo que a menudo refleja la asignación inadecuada de recursos que resulta en una atención deficiente, una escasez de dinero, equipos y personal.

Las actividades de ocio son importantes para las personas mayores. Mientras que los que han tenido actividades de ocio antes de jubilarse podrán continuar con ellas o incluso desarrollar otras nuevas, los que no las han tenido antes tienen problemas para desarrollar otras nuevas cuando se jubilan. Esto hace que a estas personas mayores les resulte difícil ocupar su tiempo, lo que a la larga podría acarrearles problemas "psicosociales", sobre todo si no tienen otras actividades que les mantengan ocupados, como un trabajo o el cuidado de los nietos.

El apoyo a la familia para fomentar relaciones de grupo e interacciones significativas es importante.

Las instalaciones dentro de la casa deben poder manejarse fácilmente con la menor ayuda posible de otras personas. Una iluminación adecuada, un espacio de almacenamiento al alcance de los ancianos y la instalación de barandillas y asideros son algunas de las medidas que contribuyen en gran medida a ayudarlos y a minimizar el riesgo de accidentes y discapacidades.

Debe ser tenido en cuenta que tienen mala visión, niveles de audición más bajos y tiempos de reacción más lentos, incluido el tiempo que tardan en cruzar las calles en los semáforos.

En las zonas urbanas, los alojamientos para ancianos deben estar cerca de tiendas y clínicas, y debe haber transporte disponible para que los ancianos puedan acceder fácilmente a las instalaciones que necesitan.

Habría que revisar el sistema de transporte público. Los descuentos en el tren y el avión que se ofrecen actualmente a las personas mayores podrían ampliarse a los viajes en autobús.


La educación

La comunidad puede ofrecer programas educativos diseñados específicamente para las personas mayores, como oportunidades para aprender nuevas habilidades, adaptarse a las condiciones de vida y de trabajo, prevención de accidentes, uso del ocio, salud general, adaptación a los cambios inevitables y hacer frente a la reducción de ingresos.

Deben ponerse a disposición de los mayores seminarios y cursos previos a la jubilación para ayudarles en la planificación financiera, el mantenimiento de la salud, el ocio y la gestión del tiempo, para que la jubilación "sea un éxito".

La familia y los trabajadores voluntarios deben ser informados sobre cómo hacer frente a los problemas de los ancianos y proporcionar conocimientos sobre las instalaciones y los recursos disponibles en la comunidad para fortalecer el deseo de la familia de mantener a sus parientes ancianos en casa.

También hay que educar a los responsables políticos, los planificadores, los políticos y los proveedores de servicios para que puedan ver a los mayores de forma positiva. Tienen que entender el proceso de envejecimiento, las necesidades de los mayores y percibirlos como seres humanos con sentimientos y necesidades comunes a los demás.


El trabajo

Oportunidades de empleo a través de talleres protegidos e industrias artesanales donde las personas mayores puedan trabajar a su propio ritmo, ayudándoles a adaptarse a nuevas situaciones laborales.

Malasia, a medida que avanza hacia la industrialización, debería aprovechar la riqueza de experiencia y sabiduría acumulada durante décadas por los mayores, especialmente los profesionales y el personal de alta dirección. Ello redundará en beneficio mutuo de las personas mayores y de la nación.


La atención sanitaria

La prevención primaria no debe dirigirse únicamente a las personas mayores, sino también a todos los demás grupos de edad, para que los beneficios obtenidos en la juventud faciliten un envejecimiento sano, el que depende de la promoción de la salud y de la prevención de enfermedades y lesiones. Un estilo de vida saludable es un aspecto importante de la promoción de la salud.

La prevención secundaria implica la detección sistemática de los precursores de las enfermedades, y se ocupa de ralentizar el proceso de la enfermedad una vez que ha comenzado para evitar la aparición de otros problemas, complicaciones o deterioro, como son los casos de diabetes mellitus, e hipertensión, entre otros.

Es necesaria la detección activa de casos, dirigida a los ancianos que viven solos, los viudos, los ancianos en residencias de ancianos, los que acaban de ser dados de alta, los muy ancianos, los que tienen enfermedades crónicas discapacitantes conocidas, como derrames cerebrales, parkinsonismo, artropatía, demencia o depresión.

Los reconocimientos médicos periódicos regulares y frecuentes pueden detectar afecciones que desemboquen en enfermedades crónicas, de modo que el tratamiento precoz sea eficaz.

La incontinencia y los problemas visuales y auditivos deben buscarse activamente, de modo que puedan tratarse precozmente en beneficio del anciano y de su vida social.

La intervención en prevención tiene que ser un esfuerzo multidisciplinar coordinado en el que participen disciplinas médicas, quirúrgicas, educativas, vocacionales y sociales.”


Bueno, acá estaba, esperándote.

¿Qué te pareció el artículo? Un poco largo, ¿no? Lo sé, pero consideré que eran de mucho valor todos y cada uno de sus conceptos y no me atreví a usar la tijera.

Estoy por cumplir 77 años y te tengo que confirmar que, lamentablemente, todo lo aquí expresado y más también, en nuestro bien amado país es absolutamente cierto.

Al cumplir los 65 años, mágicamente, todos aquellos para los cuales yo era un modelo de líder al cual le debían respeto y empatía, hicieron un giro de 180 grados y pasaron a mantener una actitud de distanciamiento y ¿por qué no?, compasión.

La transición de líder a jubilado y vividor del estado fue dolorosa, pero muy breve. Casi no hubo tiempo de adaptarme. Mejor así, por lo menos.

El tema inmediato después fue encontrarle un sentido a los años que quedaban de vida. Gracias a Dios, algo ya tenía elaborado: ayudar a ONGs y escribir libros; y eso fue lo que hice y aún hago, aunque con un formato distinto. Dejar un nuevo legado, pero a otro colectivo de personas. Las sin techo y los adultos mayores, como yo.

Me podrás decir que lo que leíste aquí debe ser cierto en Malasia,`pero que en Argentina estamos muy lejos de lograr los beneficios que tienen los jubilados de allá; y te tengo que dar la derecha. ¡Tengo una envidia loca al ver cómo viven los mayores en ese ignoto país! Pero te tengo que replicar que si no tenemos la brújula para saber dónde está nuestro verdadero norte, difícilmente podremos llegar a buen término, lleve el tiempo que lleve.


Ahora me gustaría conocer tu honesta opinión con respecto a lo que acabás de leer. Para nosotros es muy importante recibirla para poder desarrollar un círculo de mejora continua en la publicación de nuestros artículos.

Si pudieses resumir en una sola palabra el motivo de tu calificación, ¿cuál sería?

Desde ya, agradezco tu colaboración y espero seguir contándote como un lector de Trazando Surcos de ahora en más.

Si te gustó el artículo por favor pulse el corazón de “me gusta”... Muchas gracias

Te mando un abrazo.

0 comentarios

Comments


bottom of page